Por Teresa Donoso
16 Mayo, 2017

Al menos lo admites.

Creo firmemente que todos nacen con un don: algunas personas saben escribir, otras pintar, otros son buenos para los deportes y algunos tienen un don nato para la cocina, que claramente no es tu caso. Lo bueno es que existe la comida a domicilio y para eso sí que eres bueno: siempre consigues los mejores descuentos y la entrega más rápida. Al final del día, da igual si Gordon Ramsay llora con tus platos o no, lo que importa es que tú te quieres como eres y que jamás, pero jamás, intentarías convencer a alguien que cocinas bien.

Estas son cosas que sólo los que son terribles para la cocina entienden.

1. Si cocinaras, Gordon Ramsay se espantaría

“Mi abuelita lo puede hacer mejor… y está muerta”.


2. Sólo pensar en limpiar el desastre que harás hace que no quieras cocinar


3. Hay veces en que incluso realizar las tareas más sencillas se vuelve complejo


4. Gran parte de las veces que intentas hornear el resultado termina quemado

Burned these in less than 5 minutes, our oven gets way too hot…. #fail #burnedcupcakes

A post shared by Jordyn (@jordyndayne9.6.98) on


5. O a veces se te olvida un ingrediente y el resultado es este:


6. Este es tu mejor plato:


7. Siempre que hierves leche te prometes que no olvidarás la olla…

Pero siempre te pones a hacer otra cosa y después te encuentras con esto.


8. A veces no sabes qué cosas pueden o no pueden meterse al horno


9. Y cuando usas el microondas, igual todo termina en tragedia


10. Eres experto en pedir comida a domicilio de la forma más eficiente y consiguiendo todos los descuentos posibles


11. Prefieres comer una rica tostada a intentar cocinar algo para el almuerzo


12. Si te atreves a tomar un cuchillo siempre terminas cortándote los dedos


13. Amas cuando tu mamá se apiada de ti y te cocina algo rico


14. A veces se te olvida tener cuidado con las cucharas de madera y terminan así:

How does this happen, only with me #horriblecook

A post shared by @alex_larsen5 on


15. Pero al final del día no importa demasiado, porque todos tenemos nuestros talentos ocultos

El tuyo definitivamente no es cocinar, pero hay otras cosas para las que eres muy bueno.

¿Estás de acuerdo? ¡Cuéntanos!