Por Ghalia Naim
5 septiembre, 2017

A continuación, juro que te dará hambre.

Pasamos hasta ocho horas sin comer mientras dormimos durante la noche, lo cual hace del desayuno una de las comidas más importantes del día (si no es la más). Al despertar, nuestro cuerpo grita por nutrientes que lo hagan recuperar la energía y debemos ser muy cuidadosos con lo que le damos, pues dependiendo de eso podríamos rendir más durante el día. Si lo que buscas es una comida balanceada y deliciosa, aquí dejamos 10 clases de desayunos que podrías servirte.

 ¡Elige tu favorito!

1. Frutas, verduras y un pan tostado

Si te gustan las mezclas dulces y saladas, esta es tu opción. Elige un pan con base de avena o integral, rico en fibra y tuéstalo. Luego, agrega mantequilla de almendras o de maní sin procesar y agrega una fruta baja en azúcar y rica en energía como manzana, banana o pera. Si quieres ser un poco glotón, unta queso crema también.

ShutterStock

2. Agrega un huevo al aguacate

Esta bomba de aceites naturales y proteína elevará tu energía de manera sana y su preparación es muy simple. Calienta el horno a 200º, corta una aguacate a lo largo y retira la semilla y unas dos cucharadas de pulpa para que haya espacio para el huevo. Rompe en cada mitad un huevo y agrega condimentos al gusto. Cocina por 20 minutos.

Nota: Si deseas cocinar el huevo en agua en una sartén será más rápido y no se calentará el aguacate.

ShutterStock

3. Smothie de arándanos azules, almendras y jengibre

Siempre y cuando no seas diabético, este desayuno es perfecto. Las almendras aportan aceites naturales, los arándanos los antioxidantes y el yogurt, calcio y proteínas. Además, el jengibre te deshinchará y enriquecerá tu sistema inmunológico.

Nota: Si no comer yogurt, puedes hacer la mezcla con crema de almendras, pero en ese caso elimina las almendras en trozos y cámbialas por nueces.

ShutterStock

4. Panquecas saludables

Mezcla una cucharada de avena molida, claras de huevo (dependiendo de la porción de la avena), 1/2 taza de puré de banana y semillas de linaza molidas. Si queda demasiado espeso, agrega un chorrito de agua o leche de almendras. Sirve las panquecas con frutas antioxidantes como arándanos, frambuesas o fresas.

Nota: Si deseas consumir cítricos después de esta comida, espera unos 30 minutos. Pues si combinaste con berries ya tendrías demasiada azúcar en el cuerpo.

ShutterStock

5. Omelette de vegetales

Fácil y rápido. Sofríe en agua cualquier vegetal que desees en una sartén y agrega condimentos al gusto. Luego, revuelve en un bol los huevos y agrégalos a la sartén. Acompaña este desayuno con un delicioso té.

ShutterStock

6. Fruta, pan tostado y jamón de pavo

Esta es una buena mezcla, pues contiene vitaminas, carbohidratos y proteínas. Elige un pan a base de avena, integral o rico en fibra y si puedes, agrega un trozo de lechuga, rúcula o tomate. Por otro lado, prefiere fresas, duraznos y manzanas.

ShutterStock

7. Avena y plátano

Prepara avena con trozos de plátano, pero sin machacarlo. Agrega almendras, canela y no es suficientemente dulce para tu paladar azucarado, agrega un toque de miel o stevia natural. Si tienes tiempo, tuesta las almendras… Prometo que será un manjar de los dioses.

ShutterStock

8. Huevo con rúcula

(Mi preferido)

La rúcula es rica en hierro y su sabor fuerte se mezcla muy bien con las proteínas. Prepara unos huevos revueltos en agua y si lo deseas agrega trozos de tomate.

ShutterStock

9. Huevos, pan tostado y aguacate

Si no tendrás mucha actividad física, el huevo y el aguacate son más que suficientes, pero si es el caso contrario una tostada de pan integral o a base de avena aportará el carbohidrato que aumentará tu energía. Si deseas, agrega a esta combinación trocitos de tomate y un buen té o café.

Nota: Si deseas comer fruta después de este desayuno, prefiere cualquiera que no sea cítrica o de lo contrario, espera unos 50 minutos antes de consumirla.

ShutterStock

10. Smothie de aguacate

Si eres alguien con mucha actividad y poco tiempo, esta opción salvará tus mañanas. Agrega  a la licuadora un aguacate, 1 taza de yogurt natural, 1 taza de leche (puede ser de almendra si deseas), 1 plátano, 1 cucharada de almendras molidas (si elegiste leche de almendras, cambia esto por nueces), una pizca de vainilla y un puñado de espinacas frescas.

Nota: El sabor de esta fabulosa y rápida mezcla te sorprenderá, no te dejes engañar por el color verde, pero en caso de que desees más potencia, agrega una pizca de canela.

ShutterStock

11. Café negro, mantequilla de maní y yogurt

Rápido y fácil. Toma una taza de yogurt griego sin azúcar y agrega dos cucharaditas de mantequilla de maní o almendra. A la mezcla, puedes agregar al de chía y un puñado de avena. Y claro, un café bien cargado. Aquí obtendrás un gran combinación de proteínas, aceites naturales, diuréticos y cafeína.

Blog:ElDios

12. Yogurt Griego con granola

Toma una taza de yogurt griego y agrega granola. La recomendación es agregar una fruta sin demasiada azúcar como la manzana y evitar agregar más dulzor, pues la granola ya tiene suficientes calorías.

Nota: En caso de que no agregues la fruta, puedes beber un vaso de jugo cítrico una hora más tarde.

ShutterStock

13. Pan tostado con pechuga de pollo y rúcula

(Mi otro favorito)

Si lo tuyo es desayunar salado, esto es para ti. Elige un pan con base de avena o mucha fibra y agrega un cuarto de pechuga de pollo a la plancha y la rúcula que desees. Adereza con un poco de salsa de yogurt y acompaña esta genial comida con un delicioso vaso de jugo de cítrico.

Nota: En vez de pollo, puedes usar cualquier otra proteína, animal o vegetal.

Pinterest

14. Burrito de champiñones con huevo

Sin duda una receta diferente. Toma una base para burrito y agrega huevos revueltos en agua con condimentos al gusto, y unos deliciosos champiñones sofritos. A esta mezcla, puedes añadirle un toque de ajo.

ShutterStock

15. Batido de avena, frutas y leche

Y por último, pero no menos importante, el popular batido. Toma leche de vaca o la que prefieras, y agrega un puñado de avena. Ahora, si eliges una fruta baja en azúcar, puedes agregar miel para endulzar, pero de lo contrario prefiere la stevia natural.

Nota: Si deseas, lanza a la licuadora una pizca de canela, ¡no te arrepentirás!

Pinterest

¡Buen provecho!