Por Javiera Oliden
14 noviembre, 2017

Cuando te preguntan a dónde va todo tu dinero inmediatamente señalas tu barriga.

Lo que pasa es que amas las cosas buenas de la vida, incluyendo la comida, y por eso, tu barriguita te ha acompañado desde el principio de los tiempos. A estas alturas no hay momento que  no hayas pasado con ella. y aunque hay veces que desearías que no estuviera ahí, la verdad es que también le has tomado cariño. Y cómo no hacerlo cuando es tu compañera más fiel.

1. Esa barriguita está ahí porque alguien tiene que sacrificarse y comerse todas esas galletas y chocolates


2. Una vez trataste de hacer un abdominal. Fue horrible


3. Una vez comiste una ensalada, y te sentiste como si fueras al persona más saludable del universo


4. Pero cuando no viste resultados rápidamente, decidiste que no valía la pena


5. Cuando estás solo, te entretienes jugando con tu pancita


6. Y aunque a veces digas cosas malas de ella, siempre le haces cariño


7. No hay nada mejor que ese sentimiento de lograr que hasta la ropa ajustada esconda tus rollitos


8. Pero una vez que te sacas el pantalón, siempre tienes esa marca roja

mrsdensdiary.blogspot.mx

9. No te ves reflejado en la televisión o revistas de hoy, pero te identificas con las pinturas del renacimiento

Boticelli

10. Sabes meter la panza en los momentos indicados


11. No te pesas, cuentas cuántos rollitos se hacen cuando te aprietas


12. Tu novio o novia se las pasa peñizcándote


13. A veces todavía tienes pesadillas sobre la época que los pantalones a la cadera estaban de moda

Mark Mainz

14. Pero no importa qué, al final igual la quieres

 


15. Y hasta te sientes orgulloso de ella

¿Qué otras cosas te pasan a ti y tu pancita?