Por Pilar Navarro
7 agosto, 2017

Cuidado con la menta del mojito.

Ser bartender no debe ser nada fácil. Borrachos impertinentes, clientes quisquillosos, sabelotodos que pretenden saber más que el barman sobre cócteles. Es un trabajo complejo y en el que hay que tener mucha paciencia. Si no lo crees, acá te dejamos cosas que los bartenders definitivamente odian con toda su alma.

1. Cuando la gente pide tragos rebuscados

En serio, no hay necesidad de complicar todo.


2. Cuando creen que si le pones menos hielo a su vaso la bebida tendrá más alcohol

 

No, nada que ver.


3. Cuando piden un trago “muy fuerte” porque son muy rudos

Ay Dios.


4. Cuando la gente pide cócteles que llevan como cinco hierbas diferentes

Tu vaso termina pareciendo un tacho de compost.


5. Cuando la gente busca llamar su atención de una forma “especial”

Silbar no es una opción educada, así que no la uses.


 

6. Cuando la gente quiere más y más mojitos…

Y en el bar se acaba la menta.


7. Cuando los clientes coquetean contigo sin que tú te hayas insinuado

Y si no entienden que “no” significa “no”, entonces todo se pone peor.


8. Cuando piden una recomendación para escoger un trago pero son muy indecisos

El bartender no es el oráculo.


9. Cuando un cliente se niega a irse… a pesar de que ya están cerrando todo

¡VETE A CASA!


10. Cuando la gente te llama para pedirte un trago pero… llegas y aún no se deciden

¿Entonces para qué llaman tan pronto?


11. Cuando la gente se va sin dejar propina

Si te atendieron bien, deberías dejarla.


12. Cuando eres mujer y el cliente te dice “mi amor” y “cariño”

Por favor, retrocede.

 


13. Cuando van varios amigos juntos y a la hora de pagar están tan borrachos que ya ni saben qué bebieron

Y el bartender tiene que recordarlo todo.


14. La gente que llega pidiendo que le carguen el celular… porque claramente no lo hizo en su casa

 

No, simplemente no.


15. Y por último, la gente que asume que el primer o último trago o las gaseosas que bebieron eran gratis

Es un bar, claro que no es gratis.

Así que ya lo sabes, si amas a tu bartender, compórtate como corresponde.