Por Gabriela Medina
24 agosto, 2017

Quise decir la botella, no una copa.

El amor al vino es algo hermoso, es ese amigo qué no te va a juzgar, el que espera pacientemente por ti después de un duro día de trabajo y es tan dual que sirve para celebrar como para pasar tus penas y las tristezas de la vida. Si eres uno de esos fanáticos de este maravilloso elixir que nos provee las uvas, te sentirás identificado con estos hilarantes momentos.

1. Pedí la botella, no una copa


2. Cuando la copa es demasiado pequeña


3. Para ti todos son buenos: El tinto, el blanco, el rosé


4. Uno de tus sueños es ir a un viñedo y tomarte todo lo que encuentres


5. Porque te da “valentía”

«El vino rosado me hace coquetear»


6. Está ahí en tus momentos tristes


7. También en los felices


8. Porque intentas entender sus sutiles diferencias


9. Porque cualquier día de la semana es válido para tomarte una botella

«Soy una adulta»


10. Cuando llevas un vino a una fiesta porque eres el único con clase para escoger una buena botella


11. Para ti las comidas saben mejor con un vinito al lado


12. También es muy rico cocinar con él. Todo queda mejor, lo dicen los italianos


13. Porque siempre pruebas los vinos de los países que visitas

«Muy buen vino»


14. Si odias a todo el mundo en una reunión, el vino está ahí para ti


15. Cuando te dicen si eres capaz de tomarte una botella

«Puedo tomarme solo una botella de vino completa»


16. Porque una pizza congelada y una botella de vino es la noche de sábado perfecta para ti


17. Eres de los que les encanta pasar una tarde en una cata de vino

«Solo, tenemos una cata de vino»


18. Amas todos los cócteles que tengan vino

«Amo el vino»


19. Cuando encuentras uno muy barato reaccionas así


20. Porque nunca falta una botella de vino en tu casa

¿Cuál es tu razón para amar el vino?