Por Teresa Donoso
9 mayo, 2017

¿Lo mejor? Es todo muy delicioso.

A la hora de sentir deseo por nuestra pareja hay muchos factores que interactúan. Por un lado, nuestra relación debe estar bien y nuestros niveles de energía normales y, por otro lado, es necesario sentirnos lo suficientemente relajados para lograrlo y que no se sienta como una “tarea” que hay que completar antes de dormir. Después de todo, es un momento de intimidad, amor y conexión.

Lo creas o no, tener una deficiencia en minerales como hierro, zinc o selenio también puede afectar las ganas que sientas de tener sexo. Según la doctora Bindiya Gandhi, quien escribe para Mind Body Green, lo anterior se debe a que estos minerales afectan la forma en la que la testosterona se metaboliza en nuestro cuerpo y, por lo tanto, tienen un impacto en el deseo sexual que sentimos.

Este problema puede afectar a todo el mundo, independiente de sus edad y género, y esa es la razón por la que es tan importante consultar al respecto, aplicar los métodos que tu doctor te entregue y suplementar con métodos naturales, como los que te contaremos a continuación.

1. Partamos por la grasa

Según la doctora Gandhi, es importante mantener el colesterol a raya evitando las grasas malas y consumiendo muchas grasas buenas para permitirle a la testosterona funcionar de forma correcta. Lo más fácil es consumir aguacate, aceite de oliva, semillas de girasol u otros frutos secos para lograrlo. Ponle aguacate a esa tostada y añádele nueces a tu yogurt con granola.


2. ¿Has oído hablar de la maca?

La maca es un tubérculo originario de los Andes y es muy popular en Perú. Funciona como un adaptógeno, lo que quiere decir que le ayuda a tu cuerpo a adaptarse de mejor forma a situaciones de estrés. De esa forma, sea estrés emocional, laboral o deportivo, añadir maca en polvo a tus batidos o leche es la forma más sencilla de ayudarle a tu cuerpo a no estar tan cansado y tener más deseos de conectarte con tu pareja.


3. No te olvides de los minerales

El zinc y el magnesio son clave. No por nada dicen que las ostras y el chocolate dark son afrodisiacos: ambos elementos contienen estos dos minerales en grandes cantidades. Comer sopa de mariscos, especialmente aquellas sopas en las que los mariscos son cocidos son su concha, es una muy buena opción para ayudarte a sentirte bien.


4. Y por favor, revisa esos niveles de estrés

Cuando estás más estresado también estás más cansado, agobiado, triste o enojado. Ninguna de las cosas que acabo de mencionar te hacen sentir muy sexy ¿no? Hacer ejercicio leve, ir a yoga o hacer ejercicios de respiración puede ayudarte con ello. Al final se trata de un círculo virtuoso en el que mientras más intimidad tienes con tu pareja menos estresado te sientes, y mientras menos estresado más deseo sexual tienes.

Parece una lista de ingredientes muy específicos pero al final todo apunta a lo mismo: un cuerpo que recibe una alimentación balanceada es un cuerpo sano, un cuerpo con menos estrés y un cuerpo que se siente más relajado para vivir la vida. Créelo cuando te digo que el estrés es el enemigo número uno del deseo sexual y las relaciones íntimas.