Por Ghalia Naim
7 septiembre, 2017

La evolución de tu receta convencional finalmente llegó.

Una de mis comidas favoritas son las papas fritas y estoy segura de que si entraste a leer esta nota coincides conmigo. No hay nada más exquisito que morder una crujiente papa con la perfecta cantidad de sal y una buena salsa de tomate, sin embargo, para lograr hacer realidad esa visión se requiere de mucho trabajo. Preparar las mejores papas fritas consiste en un proceso largo lleno de detalles capaces de cambiarlo todo, por eso a continuación presentamos una detallada receta para que disfrutes de este manjar de los dioses.

¡Presta atención!

A tomar en cuenta:

  • Elige papas como la Monalisa y la Kennebec (o cualquier otra que haya en tu país) especiales para freír.
  • No te restrinjas con el aceite.
  • Escoge aceite normal para freír.
  • Ten lista una buena olla especial para freír.
iStock

Preparación:

Paso 1

  • Pica las papas en varios trozos asegurándote que no queden muy delgadas o gruesas. Un poco menos de un centímetro de ancho está perfecto.
  • Déjalas remojando en agua helada unos 15 minutos.
  • Hierve agua en una olla y agrega una pizca de sal.
  • Coloca las papas para darles un pequeño hervor,
  • Retíralas y déjalas enfriar.
iStock

Paso 2

  • Calienta en una olla suficiente aceite a fuego medio.
  • Agrega las papas frías.
  • Déjalas cocinando y retíralas antes que terminen el proceso.
  • Retira el exceso de aceite con una toalla de servilleta.
  • Espera a que se enfríen y congélalas.
iStock

Paso 3

  • Una vez congeladas, vuélvelas a sacar. No esperes mucho tiempo antes de echarlas a cocinar.
  • Calienta aceite en una olla, pero esta vez al máximo.
  • Agrega las papas y espera a que se cocinen bien. Lo notarás porque tomarán más color.
  • Retira el exceso de aceite con toalla de servilleta.
  • Agrega sal al gusto.

¡Listo! Una perfectas y crujientes papas fritas.

iStock

Nota:

Está claro que el proceso es tedioso y largo, pero vale 100% la pena. Puedes hacerlo todo el mismo día o preferiblemente, ejecutar los dos primeros pasos y dejarlas congeladas. De este modo, cada vez que lo desees, podrás ir sacando porciones. Por otro lado, siempre que puedas usar aceite nuevo en las dos frituras, mejor. Pero si no es el caso, no te hagas problema, realiza el paso 3 en la misma olla que en la del paso 2.

¡Esperamos te sirva!