Por Javiera Oliden
12 septiembre, 2017

Deja de hacerlas y durará para siempre.

Los sartenes antiadherentes llegaron para salvarnos la vida. Gracias a ellos podemos hacer un montón de deliciosos platillos sin tener que preocuparnos de que vamos a tener que pasarnos una tarde fregando el sartén. A pesar de cuanto les debemos, por lo general somos unos ingratos que, por medio de nuestro descuido, los desgastamos hasta el punto en que de antiadherente les queda poco. Y lo peor es que nosotros somos los que salimos perdiendo. 

Empieza a cuidar tu sartén dejando de hacer las siguientes cosas que le hacen mucho daño, según Delish:

1. Lo estás calentando demasiado

Los sartenes antiadherentes no deberían ser expuestos a temperaturas demasiado altas, porque el calor daña su cobertura. Además, podría generar que el sartén libere toxinas.


2. Usas spray para cocina

Usar spray para evitar que la comida se pegue puede ser muy conveniente, pero a la larga se va acumulando sobre el sartén antiadherente y es muy difícil de remover.


3. Lo pones al fuego sin aceite

Aunque se recomienda precalentar los sartenes sin aceite sobre el fuego, la excepción a la regla son los antiadherentes. Esto debido a que estando al fuegos sin ningún tipo de grasa, ya sea aceite o mantequilla, liberan toxinas nocivas para la salud.


4. Lo pones en el lavavajillas

Aunque técnicamente es seguro, recomiendan lavarlo a mano, para evitar que el agua y el detergente deterioren su cobertura. 


5. Usas utensilios de metal

Ya sea que es porque es lo que tienes más a mano, porque ni siquiera has comprado otra coas o porque te gustan más, los utensilios de metal deterioran la cobertura de el sartén más rápido. Para eso, te conviene más cocinar en un sartén normal, porque el tuyo pronto se va  a convertir en uno si sigues así.

Cuida de tu confiable sartén y él cuidará de ti, llueva o truene.

¿Cómo cuidas tu sartén?