Por Camilo Fernández
27 julio, 2018

¡No botes la cáscara!

La sandía es el milagro del verano. Atractivo color, jugosa, refrescante. Es la mejor fruta de temporada y posee muchas propiedades, entre ellas es que tiene pocas calorías y es muy buena hidratante para esos días de intenso sol. Mala suerte cada vez que nos encontramos con una sin sabor. 

Para que no te pase eso, te dejamos 5 errores habituales que cometemos con esta bendición. 


1. Mala elección

Pixabay

Una sandía harinosa o sin sabor es una pesadilla. Los especialistas dicen que para elegir una sandía prometedora debe tener una mancha amarilla en la corteza que está en contacto con el suelo. Esto, sumado a la clásica técnica de los golpeteos en que tiene que sonar “hueco”.


2. Comprar sandía trozada

Cesar Rangel

En muchos lados de verano venden esta fruta en trozos. Una delicia, pero hay que tener especial precaución en que esté envasada de forma hermética. Las condiciones de higiene y manipulación son muy importantes o puedes correr el riesgo salmonelosis.


3. Sin lavar

Pixabay

La cáscara acumula todas las bacterias propias del suelo agrícola, es decir, heces de aves, fertilizantes y bichos. Por eso es muy importante lavarla. Otra opción es simplemente separar por tajas sin rastro de corteza.


4. Sus alternativas

Pixabay

Comer sandía de la misma forma es un aburrimiento. Es una fruta dinámica que nos permite probarla como jugo y que tiene muchas alternativas. Junto a un poco de agua y hojas de menta, se vuelve en un desayuno fundamental. Con un poco de leche, helado o yogur, los batidos también son excelente opción. Recetas con sandías en ensaladas también hay muchas, lo mejor en este caso es explorar.


5. Botar su cáscara

Pixabay

La corteza de sandía sí se puede comer. Se puede licuar con jugo de limón y preparar una fresca bebida. Dicen que es muy bueno para después de hacer actividad deportiva intensa. La cáscara, bien lavada, junto a hielo y menta también es una muy buena bebida.Y la parte blanca entre lo rojo y la piel, puede mezclarse con cebolla y sazonarce con pimienta.