Por Andrea Araya Moya
14 Julio, 2017

Si no quieres arrepentirte después, entonces evítalos.

La alimentación es la base de la salud humana. De hecho, la gran cantidad de alimentos que consumimos a diario nos permiten tener un estilo de vida sano que nos proteja de enfermedades, entre otras complicaciones. Sin embargo, no todos son así, pues hay productos que contienen compuestos que son poco saludables y pueden darle a nuestro organismo sustancias que pueden provocar cáncer.

Exactamente, así que si quieres evitarlo, es mejor que eches una mirada a aquellos alimentos cancerígenos que te ponen en peligro.

1. Alimentos enlatados

iStock

Ya es conocido que los alimentos enlatados pueden tener algunas consecuencias en tu organismo y, de hecho, hay estudios que descubrieron que estos alimentos podrían ser cancerígenos, pues contienen Bisfenol-A (BPA), un componente presente en las latas que tiene consecuencias negativas en tu cuerpo. El BPA es un disruptor endocrino y puede alterar considerablemente el funcionamiento hormonal de tu cuerpo, llegando a provocar diabetes, obesidad y hasta enfermedades cardiovasculares. Así que, si quieres evitar esto, busca aquellos productos que estén libres de este componente y reduce el consumo de los alimentos enlatados.


2. Carne seca o deshidratada

iStock

Es promocionada como una merienda saludable y llena de proteínas, pero no es así. De hecho, se ha confirmado que esta carne contiene nitritos, componente que provoca que la carne luzca fresca y en buen estado, y que puede contribuir al desarrollo de cáncer. Así que evita consumirla.


3. Bebidas gaseosas

iStock

Sabemos que son refrescantes y que vienen perfecto a la hora de las comidas, y sobre todo cuando hace calor. Sin embargo, abusar del consumo de estas bebidas no es saludable, pues contienen demasiada azúcar y compuestos químicos que pueden derivar en un cáncer.

Por ejemplo, en las bebidas cola, el agente 4-metilimidazol (4-MI), que le da el color marrón a las gaseosas, está relacionado con el cáncer, y, además, contiene jarabe de maíz de alta fructosa, que puede alimentar a las células cancerosas. Así que es mejor que optes por los jugos naturales y agua.


4. Alimentos “light”

iStock

Popularmente se cree que los productos “light” son saludables y permiten mantener una dieta más equilibrada. Pero no, en realidad sólo tienen menos azúcar y grasa, pero no te ayudan a perder peso. De hecho, lo que sí hacen es aumentar tu riesgo de cáncer, pues contienen sustancias como los edulcorantes artificiales que no son para nada beneficiosas para tu organismo. Así que mejor no abuses de estos productos y come saludablemente de forma natural.


5. Palomitas de maíz preparadas en microondas

iStock

En este tipo de alimentos tenemos dos complicaciones, la primera es el alto contenido de azúcar que suelen tener las palomitas dulces y, la segunda y más compleja, es que las palomitas de microondas contienen sustancias químicas que crean ácido perfluorooctanoico mientras se cocinan en el microondas. Así que, si quieres comer palomitas, prefiere prepararlas tú mismo usando maíz orgánico y aceite vegetal.


6. Snacks fritos

iStock

Son los alimentos más preferidos, pues son fáciles de comer y conseguir sin gastar tiempo ni dinero. Sin embargo, contienen glicidamida, un componente cancerígeno que actúa en los alimentos sometidos a altas temperaturas y que surge de la metabolización de la acrilamida.

Así que, si quieres saciar tu hambre rápidamente, no optes por los snacks fritos y envasados. Prefiere un yogurt, un batido natural, frutos secos u otros snacks más saludables.