Por Ghalia Naim
15 noviembre, 2017

La fuente de la juventud está en este dulce té.

La piña es una fruta tropical llena de propiedades que ayudan a nuestra salud. Es riquísima en vitaminas, minerales, baja en calorías y con un sabor altamente versátil. Prácticamente cualquier cosa potencia su sabor con piña y la pizza es testigo de eso. Pero además de todas estas características, es capaz de mejorar enormemente nuestro organismo. Si te gusta tanto como a nosotros en Sabores, te invitamos a probar su té, contiene las mismas propiedades y además es una real frescura.

Si no estás convencido… Aquí dejamos más razones para que comas:

1. Altamente diurética

Tiene pocas calorías y sus propiedades diuréticas ayudan a que elimines toxinas y grasas de tu cuerpo. Por esta misma razón, es excelente para perder peso.


2. Antiinflamatoria

Comerla al natural es muy bueno para evitar las inflamaciones estomacales, sin embargo, algunas veces puede producir acidez. En ese sentido, es mejor beber té de cáscara.  Solo necesitas hervir agua y la misma agua caliente dejar reposar los trozos.

istock

3. Excelente para la visión

Las vitaminas que contiene son muy buenas para mejorar la visión y evitar la inflamación de la corteza ocular.


4. Combate el envejecimiento

Sus antioxidantes actúan en pro de nuestro sistema inmune y retrasan el envejecimiento de las células.


5. Mejora la circulación

Estimula la circulación mejorando el oxígeno en el cerebro. por eso, también es recomendable para quienes hacen mucho ejercicio o pasan por momentos de estrés.

istock

6. Contiene fibra

Gracias a esta genial cualidad, mejora nuestra digestión.


7. Alivia dolores musculares

Sus propiedades relajantes son ideales para apaciguar dolores musculares e incluso de cabeza.

¿Sabes cómo hacer té de cáscara de piña?

  1. Reúne toda la cáscara que eliminaste al cortar la piña y lávala para descartar rastros de tierra.
  2. Hierve agua y cuando llegue a su punto, apaga el fuego.
  3. Agrega las cáscaras y espera un rato.
  4. Puedes beber el té caliente o frío con un poco de jengibre, hielo y limón.
Antidoto Natural

¡Esperamos te sirva!