Por Teresa Donoso
2 Agosto, 2017

Y son extremadamente sencillos.

Comer más sano es una cosa, pero lograr realmente incorporar estas nociones en tu cocina no siempre es sencillo, especialmente si quieres seguir comiendo de forma relativamente normal. Pero no te preocupes, porque hay varios trucos muy sencillos que puedes hacer para seguir comiendo lo mismo pero hacer que sea más saludable. Desde el tipo de aderezo que usas, hasta el tipo de harina que sueles usar para hornear, siempre existe una opción más sana.

1. Reduce la cantidad de azúcar reemplazando con endulzantes naturales

Hornea tus muffins de siempre, pero hazlo con azúcar integral, stevia en polvo o miel.


2. Prefiere asar, hornear o cocinar a la plancha en vez de freír

Hoy en día puedes hacer hasta pollo apanado en el horno. Es muy fácil disfrutar del mismo sabor y ahorrarte muchas calorías y grasas saturadas.


3. Reemplaza la harina blanca por harina integral

No importa si estás horneando un pizza, un bizcocho o si quieres apanar algo: la harina integral funciona de la misma forma pero te aporta energía que te mantiene con ganas de hacer cosas durante todo el día al mismo tiempo que te entrega vitaminas y minerales.


4. Reemplaza la manteca o mantequilla por aceite de oliva en recetas saladas

Si vas a saltear algo o a cocinar algo a la plancha, el aceite de oliva es una opción increíble. También queda muy bien para aderezar ensaladas o para darle un poco más de cremosidad a algún dip o salsa para untar. Su contenido graso es muy saludable.


5. Dile adiós al exceso de sal usando hierbas aromáticas en tus preparaciones

Si sientes que usas mucha sal porque es la única forma de darle más sabor a tu comida, prueba usar la mitad de sal que usarías normalmente y añadir más hierbas aromáticas. El orégano, el comino molido, la pimienta y el merkén son geniales.


6. Cambia el arroz por la quinoa

Se cocinan de igual forma pero la diferencia es que la quinoa aporta proteína además de aportar carbohidratos. Es una comida muy completa en sí misma y puedes combinarla con lo que sea.


7. Si estás cocinando algo con huevos y quieres más proteínas pero menos calorías, usa sólo las claras

Un huevo entero tiene 76 calorías y aporta casi 7 gramos de proteína. Por otro lado, una clara de huevo tiene sólo 14 calorías y aporta casi 4 gramos de proteína. Es decir, si usas sólo la clara puedes obtener la mitad de la proteína y sólo un 20% de las calorías. ¡Genial!

¿Habías usado alguno de estos trucos? ¡Cuéntanos!