Por Teresa Donoso
26 mayo, 2017

Ni hablar de esa taza de café que acabas de beber.

Cuando vamos al supermercado o a alguna feria donde podamos conseguir provisiones para nuestra despensa rara vez pensamos en la veracidad del alimento que estamos por comprar. De hecho, preferimos concentrarnos en la cantidad de dinero que llevamos en nuestro bolsillo y en no olvidar comprar nada de lo que anotamos en nuestra lista.

Sin embargo, el periodista Larry Olmsted viajó por Japón, Alaska, Chile, Argentina, Escocia, Irlanda, Italia, Francia, España, Portuga, Sudáfrica y también a lo largo de Estados Unidos con el propósito de investigar qué alimentos son reales y cuáles son totalmente falsos. La información recopilada lo llevó a escribir el libro llamado Real Food, Fake Food (Comida real, comida falsa) donde expone al público el engaño del que hemos sido víctimas durante todo este tiempo.

Mira alguno de los peores alimentos a continuación:

1. La miel

iStock

Esto ya lo saben muchos, pero a menudo la miel es mezclada con siropes altos en fructuosa para mejorar su consistencia y aumentar la cantidad de producto de una forma barata.


2. El aceite de oliva extra virgen

Como te contábamos el otro día, a menudo el aceite de oliva extra virgen no es más que aceite de oliva común y corriente manufacturado con productos de baja calidad.


3. El café molido

iStock

Si te gusta preparar tu propio café, escoge siempre comprar los granos enteros e invierte en un molinillo. La razón para este consejo proviene del hecho de que a menudo el café molido es mezclado con aditivos tales como trigo, cebada e incluso pequeñas ramitas que le dan una textura crujiente porque así las compañías abaratan costos. Además, es difícil notar la diferencia cuando está todo molido.


4. Las especias

iStock

Como vienen en polvo, a menudo las especias contienen partes de otras plantas. El orégano, por ejemplo, a menudo contiene maleza y la cúrcuma suele tener partes de plantas de maíz.


5. El té

iStock

El té, al igual que el café, no siempre es lo que parece, especialmente en los casos de las marcas más baratas. Algunas variedades son mezcladas con otras hojas e incluso pueden llegar al extremo de contener aserrín.


6. El queso parmesano

iStock

El queso parmesano, al menos el que se ofrece en las tiendas de Estados Unidos, parece estar lejos de ser auténtico. Un estudio reciente descubrió que a menudo es mezclado con queso más barato.


7. La carne de kobe

iStock

Ya te habíamos contado en otro artículo la opinión de Anthony Bourdain al respecto y es real: rara vez la carne de kobe es realmente de kobe.


8. El sushi

iStock

En este caso, sólo aplica para el sushi que lleva pescado. Oceana, una organización de conservación marina sin fines de lucro, determinó que el 100% de los mariscos ofrecidos en locales de sushi en Nueva York rara vez coincidían con lo que se ofrecía en el menú.

¿Sabías sobre esto? ¡Yo quedé totalmente sorprendida con el tema del café!