Por Teresa Donoso
13 junio, 2017

Aunque estoy segura que tu doctor ya te contó todo al respecto.

El embarazo es un período de gran importancia para muchas mujeres y es por eso que durante esos meses es crucial seguir los consejos del doctor, alimentarse bien, ejercitarse de forma ligera y, en general, intentar disfrutar de la experiencia. Sin embargo, a veces hay cosas que, entre tanta emoción, se nos pasan y nos olvidamos de ellas. De seguro tu doctor ya te ha hablado un montón sobre los alimentos que no podrás consumir durante estos meses, pero como recordatorio te dejamos 8 alimentos más acá.

Todas las opiniones le pertenecen a la doctora Shilpi Mehta-Lee, experta en ginecología y obstetricia, quien conversó con Buzzfeed.

1. Postres preparados con huevos que no son cocidos

iStock

A menos que sepas que los huevos fueron pasteurizados, la doctora recomienda no consumir ni tiramisú ni pie de limón, ni ningún postre donde haya merengue que no fue cocinado completamente. En caso que quieras preparar (o que alguien quiera preparar para ti) un postre con huevos en casa, te dejamos esta útil guía para pasteurizarlos antes de usarlos y evitar un caso de contagio de salmonella.


2. Salame o pepperoni

iStock

El salame es un embutido que se elabora mezclando diferentes carnes de vacuno y porcino, ahumándolas y dejando que la carne se cure al aire. Debido a que no hay suficiente calor durante el proceso de ahumado, es posible que algunas bacterias, como la listeria, puedan sobrevivir en la carne.


3. Cualquier salsa salada que pueda tener yemas de huevo

iStock

Como la mayonesa, la salsa holandesa e incluso algunos tipos de salsa César. Lo mejor que puedes hacer es, si es que la salsa es casera, asegurarte de que los huevos hayan sido pasteurizados de forma correcta. Por otro lado, si es una salsa comprada, es importante que leas el etiquetado para asegurarte de que el producto no contiene huevos o que estos fueron pasteurizados.


4. Hot dogs

iStock

Los puedes comer, pero sólo si te aseguras de volver a calentarlos a una temperatura mayor a 73 º Celsius. Como esto, en general, no es posible cuando compras uno en la calle, lo mejor sería prepararlos en casa o simplemente no comerlos durante un tiempo. Según la doctora, los hot dogs y otras carnes que son cocinadas y después enfriadas a menudo están contaminadas con listeria.


5. Melones cuya cáscara no ha sido lavada de forma apropiada

iStock

Como crecen en contacto con la tierra y en general no son lavados, es posible que al cortarlos la carne del melón se contamine con listeria. Si lo comerás de igual forma, asegúrate de lavar muy bien su cáscara.


6. Cualquier tipo de pescado crudo

iStock

Esto, claramente, es obvio, pero aún así mucha gente duda a la hora de comer pescados ahumados, como el salmón por ejemplo o ceviche. En ambos casos existe gran peligro pues ni el ahumado ni el limón le entregan al pescado el calor suficiente como para cocinarlo y matar las bacterias que puedan existir en él.


7. Brotes de alfalfa

iStock

Según la doctora, los brotes de alfafa y de frijol a menudo pueden terminar contaminados con Salmonella y E. Coli. Prefiere consumir verduras cocidas y deja los brotes para después del parto.


8. Queso fresco

iStock

Algunos tipos de queso fresco son preparados con leche que no ha sido pasteurizada, por lo que mientras estés embarazada es mejor evitar este y cualquier otro tipo de queso suave.


9. Jugos de frutas o vegetales no pasteurizados

iStock

Según la doctora, lo mismo aplica para los batidos y smoothies que puedas encontrar en la calle. Si bien el riesgo es menor si los preparas en casa (porque lavarás los vegetales con cuidado) las frutas siguen sin pasteurizar, por lo que es mejor evitarlos.

¿Qué dice tu doctor? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Te puede interesar

Hamburguesas de atún

1 septiembre, 2017