Por Teresa Donoso
19 Mayo, 2017

A veces la fiesta se pone salvaje y al otro día lamentamos las consecuencias.

Da igual la edad que tengas, a todos nos ha pasado al menos una vez en la vida que casi sin darnos cuenta bebemos más de la cuenta. Al día siguiente despiertas sintiendo que morirás del dolor y ruegas al cielo que nadie te vea en ese estado. Lo bueno es que, incluso si no tienes muchas ganas de comer en ese momento, la comida y los líquidos puede convertirse en tu mejor aliado para sentirte mejor. 

A continuación encontrarás un compilado con cuatro líquidos y cuatro comidas sólidas que te ayudarán a superar este mal momento. Ah, y recuerda, lo mejor para no sufrir de resaca es la moderación.

1. Lo primero es lo primero: agua


Una de las razones por las que te duele la cabeza es porque el alcohol deshidrata el cuerpo. Cuando ya no hay más líquido en tu interior, tu organismo toma agua de donde sea, incluso si eso significa sacar un poco del cerebro. Por esto, bebe agua apenas despiertes y trata de que sea un vaso grande.


2. Huevos

Los huevos contienen mucho aminoácidos y entre ellos se encuentra la cisteína, un componente mágico que ayuda a descomponer las sustancias que nos producen dolor de cabeza cuando tenemos resaca.


3. Té de jengibre

Según este estudio el jengibre ayuda a controlar las náuseas y los mareos de cualquier tipo por lo que después de tu vaso de agua, no sería mala idea probar con un té.


4. Bananas

Las bananas son altas en potasio y, por lo tanto, ayudan a tu cuerpo a recuperar todos los electrolitos perdidos con el alcohol.


5. Café

Si estás acostumbrado a beber café cada mañana, entonces no es mala idea beber una taza después de un vaso de agua. Además, un estudio indicó que en algunas personas, beber café junto con un analgésico permitía que el dolor disminuyera de forma más rápida.


6. Sopa de pollo

La sopa de pollo, o cualquier sopa realmente, ayuda a equilibrar los niveles de agua y sodio en el cuerpo. El líquido y los condimentos se convierten en un tipo de “medicina natural” que ayuda a que tu organismo se hidrate nuevamente.


7. Tostadas con miel

Las tostadas integrales con miel son la mejor forma de comenzar el “día después” dándole un poco de energía a tu cuerpo de forma muy gentil. Es el desayuno perfecto si te duele mucho el estómago.


8. Avena

La avena puede ser considerada prácticamente un súper alimento gracias a su alto contenido de nutrientes esenciales como vitaminas B, calcio, magnesio y hierro. Además, ayuda con la digestión y mejora el metabolismo de todo lo consumido la noche anterior.

¿Listo para recuperarte? Asegúrate de tener todos estos ingredientes a mano cada vez que sea necesario. A veces, la comida puede ser la mejor medicina.