Por Javiera Oliden
12 septiembre, 2017

¿Tienes hambre por el tiempo? ¿La resaca te mata? Tenemos una solución para todo.

Aunque no estés enfermo, hay veces en que tu cuerpo no se siente como siempre, anda raro, y no rinde al máximo. Puede que sea por algo que hayas hecho, como beber en exceso, o por ninguna razón aparente. En esos casos, siempre puedes recurrir a las bebidas de esta lista para sentirte mejor y volver a la normalidad.

1. Resaca

Si no quieres arrepentirte luego de una noche de fiesta, es primordial antes que todo beber agua. Pero si necesitas una ayuda extra, dicen que un batido de banana y espinaca sirve gracias a sus niveles de potasio, el que aporta electrolitos. O bebe agua de coco, la cual también es rica en electrolitos.


2. Hambre

Si no quieres pasártela comiendo más de la cuenta, hidratarse bebiendo agua ayuda a sentir menos hambre entre comidas, y la leche semi-descremada es una buena aliada si quieres sentir una sensación de saciedad.


3. Para la deshidratación

Ya sea que tienes sed, hiciste mucho ejercicio o hace mucho calor, nuevamente una de las mejores opciones es el agua de coco, que tiene más electrolitos que el agua normal y no viene con los aditivos de las bebidas energéticas.


4. Para el mal aliento

La mejor manera de combatir los elementos ácidos o dulces que provocan mal aliento en la boca, es enjuagarlos con agua. También existen muchas hierbas que en té ayudan a combatir el mal aliento, como la menta, eucalipto, canela, perejil o té verde, entre otros.


5. Para levantar el ánimo

Aunque no puede sacarte de una depresión, una infusión de melisa puede ayudar a calmarte cuando todo se ve negro. Por lo general beber té también contribuye a sentir más calma, ya que reduce la presión sanguínea.


6. Para una mejor digestión

Beber agua o un té de hierbas mientras se come ayuda a mejorar el proceso digestivo. Otro aliado para combatir los problemas digestivos es la canela, que se puede espolvorear en lo que se bebe.


7. Para dormir

Además del ya mencionado y relajante té de melisa, una práctica que lleva siglos es beber un poco de alcohol, el cual puede ayudarte a dormir más rápido, siempre y cuando sea en moderación. Estudios muestran que de cantidades medianas a elevadas deja de ser tan beneficioso para el sueño. Para una alternativa sin alcohol, un té de manzanilla o de guinda ácida pueden mejorar la calidad del sueño.


8. Para el gas y la hinchazón

Un poco de bicarbonato mezclado en un vaso de agua detendrá a esos gases que se quieren escapar en los momentos menos indicados. Por otro lado, es bueno evitar beber cosas con bombilla, ya que implica absorber más aire, el que aumenta los niveles de gaseosidad.

¿Sabes de algún otro líquido que sirva para estas aflicciones?