Por Felipe Hernández
19 julio, 2017

Son deliciosas y hasta podrían ayudarte en tu nueva dieta.

El huevo es una de las comidas más completas en nuestra dieta y también, una de las más divertidas, porque tiene muchas formas en la que pueden ser preparados y cada una es más deliciosa que la otra. Probablemente conoces alguna, pero créeme cuando digo que nunca es tarde para seguir añadiendo nuevas técnicas a tu repertorio. Estas son 8 formas de preparar huevos que necesitas tener en tu vida ahora mismo.

1. Huevos revueltos, definitivamente los más divertidos de todos (ver receta)

1
kiwilimon

Una de las formas que considera más entretenidas de preparar huevos, porque te da la posibilidad de combinarlas con todo lo que quieras. Pero la ciencia detrás de ellos está en el manejo de la temperatura, utilizar mantequilla como la base para freirlos y esperar a que el huevo se haya solidificado completamente. ¿O prefieres cuando quedan algo crudos?


2. Huevos pochados, una de las pruebas más difíciles que te pone la vida

No es nada fácil dominar la técnica para preparar estos sofisticados huevos, pero tienes que saber que hay un secreto para hacer todo más fácil: Añadir un poco de vinagre y hacer un remolino en la olla. El resto es pura práctica. Encuentra la receta completa en la descripción del video.


3. Huevos duros, el acompañamiento perfecto para todo (ver receta)

3
En mi cocina hoy

El secreto para los huevos duros perfectos es el completo manejo de la temperatura y el tiempo de cocción, además de contar con una olla lo suficientemente grande como para formar una sola capa de huevos al fondo. ¡Y listo, huevos perfectos!


4. Huevos en cocotte, o la forma más interesante de comer huevos (ver receta)

4
Foodandcook Trotamundos

Esta receta francesa consiste en cocinar los huevos en pequeñas ollas llamadas cocotte, dentro de las cuales puedes agregar todos los ingredientes que quieras para crear platos realmente únicos. Solo necesitas un horno, agua hirviendo y huevos para lograr un resulto increíble.


5. Huevos fritos o a la plancha, el nombre no altera lo deliciosos que son (ver receta)

5
Cocinar al punto

El secreto para preparar este tipo de huevos a la perfección, está asegurarse de que el aceite cubra completamente la superficie y dejarlo caer en la sartén una vez que esté bien caliente. El resto del trabajo prácticamente se hace solo.


6. Huevos esponjosos, una versión que no se compara a nada que hayas visto antes

Además de ser muy atractivos para la vista, la textura esponjosa que adquieren los huevos al prepararlos de esta forma es increíble, solo tienes que separar la yema, batir la clara y luego el horno se encargará de hacerte quedar como el mejor de todos los chefs.


7. Huevos mollet, el punto perfecto entre crudos y cocidos (ver receta)

7
Pienso… luego cocino

La magia para hacer de estos huevos la joya culinaria que son, consiste en manejar a la perfección los cambios de temperatura necesarios para lograr que la yema se mantenga líquida mientras la clara se cocina completamente. Primero se hierven, luego se les da un golpe de frío y posteriormente se dejan reposar en agua helada. Solo práctica y más práctica.


8. Huevos a la copa o pasados por agua, definitivamente mis favoritos (ver receta)

8
Sansabor

No solo por su increíble y particular sabor, sino también por todos los recuerdos que un plato tan simple puede traernos. Se diferencian de los huevos mollet porque necesitan menos cocción para lograr su textura característica, para eso primero deben hervir e inmediatamente cambiarlos a agua fría por solo tres segundos. Y aunque hay muchas otras técnicas, la clásica sigue prevaleciendo. Luego sirves y con un pedazo de pan, te deleitas como los reyes.

¿Cuál de todas es tu preparación favorita?