Por Ghalia Naim
5 octubre, 2017

Control mental, es todo lo que necesitas.

Estar delgado y tonificado es algo que muchas personas desean, pero aunque estéticamente esta figura luce bien, no necesariamente es sinónimo de salud. Tener todo en orden con nuestro cuerpo no significa estar llenos de músculos o jamás probar una hamburguesa, sino ser equilibrado. Dejar atrás los malos hábitos alimenticios que la rutina nos ha prácticamente motivado a seguir es difícil, pero una vez que tomamos conciencia resulta toda una aventura.

¿Estás pronto a cambiar tu vida? Aquí van 9 cosas que debes cambiar en tu psiquis:

1. Balance energético

No se trata de contar calorías, sino de comprender las que verdaderamente necesita tu cuerpo. Si aprendes a consumir de manera equilibrada la energía que requieres dependiendo de tu actividad física, entonces te resultará mucho más fácil comer con moderación y cambiar tu dieta por una mejor.

istock

2. Aléjate de los snacks

Somos visuales y todo lo que nos parece lindo lo deseamos comer. Por supuesto, hay que tener un poco de fuerza de voluntad al salir de casa, pero al menos bajo tu techo no guardes bolsas de dulces, bebidas azucaras o cualquier clase alimento que no aporte lo que necesitas.

istock

3. No pases hambre

Comer sano no significa andar con hambre, todo lo contrario. En pequeñas porciones de vegetales específicos puedes alcanzar la cantidad de nutrientes para tu día y como son bajos en calorías, comer aún más sin arrepentimiento. Si te estás alimentando correctamente, jamás tendrás hambre.

istock

4. Fortalece tus hábitos alimenticios

No te centres en comer sano para adelgazar o cosas de ese estilo, enfócate en tu salud a largo plazo. Si te alimentas bien tu cuerpo lo demostrará, pero lo más importante es acostumbrarte a las comidas buenas y crear hábitos. Con el tiempo, las donas, pizzas y colas dejarán de ser parte de la rutina y se convertirán en un aperitivo que solo pruebes de vez en cuando.

istock

5. Aprende trucos

Lleva contigo snacks saludables o emplea cualquier estrategia que te ayude a seguir el camino.

istock

6. Ejercicio como actividad, no como obligación

Debes escoger la actividad física que más te acomode. Jugar fútbol con tus amigos, caminar, correr, tomar pesas y hasta pasear a tu mascota. Aprende a divertirte con el ejercicio, no tiene que ser una tragedia.

istock

7. Conoce tu cuerpo

Estar delgado es una de las tantas características de un cuerpo saludable, pero no es la regla única y fundamental. Todas las personas tienen genes distintos que las hacen más altas, anchas o gruesas. Si toda la vida has sido delgado, no te fíes e igual aprende a comer bien. Y si eres de contextura gruesa, verifica cuál es el factor que lo causa y si es simplemente tu genética, entonces no te preocupes más, solo dedícate a comer saludable.

Debemos escuchar nuestro organismo y tomar en cuenta nuestra genética. No todos los alimentos sirven para todo el mundo y definitivamente la salud no se trata de ser “flaco”.

istock

8. Busca motivación

Hazte preguntas desafiantes y arriésgate a cumplir tus metas. Dejar los antiguos vicios es complicado, pero no imposible.

istock

9. Ámate

Recuerda que cada alimento alto en nutrientes que consumes renovará cada centímetro de tu piel y te dará más vida.

istock

¡Éxito!