Por Pamela Silva
3 junio, 2019

El estudio de la Universidad de Oxford asegura la dieta vegana es mucho más beneficiosa que «reducir los vuelos o comprar un automóvil eléctrico».

El calentamiento global es un problema de todos, porque todos habitamos en este planeta y cuando sea imposible seguir viviendo en este lugar, seremos todos los que nos vamos a morir, no solo unos pocos.

Así que cada una de las personas que vivimos en este mundo deberíamos tratar de reducir nuestra huella de carbono, el indicador ambiental que refleja los gases de efecto invernadero que cada cosa, producto o individuo emite.

Un reciente estudio de la Universidad de Oxford reveló que la mejor forma de disminuir esa huella de carbono es seguir una dieta vegana todos los días de nuestra vida.

ZUMA Wire

El estudio, uno de los mas exhaustivos en el tema, se investigó por más de 5 años y estudió datos de 40.000 granjas de 119 países, fue publicado en la revista Science.

La industria produce carnes y lácteos son responsables del 60% de las misiones de gases de efecto invernadero de la agricultura. Dejar de consumir dichos productos disminuiría tierras agrícolas del tamaño de Estados Unidos, China, Australia y Europa combinados.

Y no es una broma ni no una exageración de quienes quieren evangelizar a todo el mundo en la dieta vegana, sino que son datos que se estiman hace años y que este estudio viene a confirmar completamente.

Roland Weihrauch

«Una dieta vegana es probablemente la forma más sencilla de reducir su impacto en el planeta Tierra, no solo los gases de efecto invernadero, sino la acidificación global, la eutrofización [cuando un cuerpo de agua se enriquece con minerales y nutrientes, induciendo el crecimiento excesivo de algas], uso de la tierra y uso del agua.

Es mucho más grande que reducir sus vuelos o comprar un automóvil eléctrico”.

-Joseph Poore, autor principal del estudio.

De hecho, según Poore la solución es adoptar una dieta vegana completamente y no simplemente consumir productos de origen animal que sean provengan de granjas sostenibles.

Aunque tiene claro que la dieta vegana ayudaría mucho a frenar el cambio climático, Poore tiene claro que no es un proceso sencillo que se adoptará por la población a nivel mundial de un día para otro.

PA

Aunque sea difícil y disfruten mucho comer carne, traten de a poco -al menos- de ir bajando la cantidad de productos de origen animal que incluyen en su dieta. 

El mundo se los agradecerá.