Por Teresa Donoso
12 Junio, 2017

Odiada y amada en partes iguales, Sam Panopoulos se atrevió a proponerle al mundo una pizza totalmente diferente.

Si nunca te preguntaste de dónde venía la pizza hawaiana, entonces siéntate y toma lápiz y papel, porque estamos a punto de presentarte el legado de Sam Panopoulos, el hombre que un día decidió poner piña en su pizza. Panopoulos, de raíces griegas que decidió quedarse viviendo en Canadá, falleció hace algunos días a la edad de 82 años en Ontario y su muerte ha hecho que todo el mundo vuelva a recordar su controversial receta.

ABC

Según una entrevista que Sam le dio a la BBC hace algún tiempo, la receta se le ocurrió en 1954, justo después de emigrar desde Grecia con rumbo a Canadá. Fue allí que junto a sus hermanos abrió un local de comida.

“Sólo se la pusimos [la piña] por lo divertido que nos parecía, queríamos ver qué sabor tendría. Estábamos recién partiendo con el negocio y hacíamos muchos experimentos”.

Fue así que Sam y sus hermanos crearon una de las discusiones más potentes en cuanto a la gastronomía. Estoy casi segura que muchas amistades han acabado y comenzado con un trozo de piña en una pizza. No por nada Gordon Ramsay la odia (y yo la amo, pero en secreto).

Claramente perdimos a un gran este fin de semana. Pero estoy segura que el Cielo lo espera con las puertas abiertas… y un horno listo para que comience a hornear pizzas por toda la eternidad.

“Hoy perdimos a un héroe. #RIPSamPanopoulos #Inventor #Chef #PizzaconPiña #TesoroCanadiense #HistoriadeExitodeInmigrantes”.

¿Te gusta la pizza con piña? ¡Cuéntanos en los comentarios!