Por Camilo Morales
12 abril, 2021

“Es una marca de pastas que nace a lo grande por su carácter humanitario y inclusivo”, dijo el presidente del Instituto UniDown, Mario Berti. Las oportunidades para ellos no abundan, así que es una invitación para que las empresas los tomen más en cuenta.

En tiempos en que la discriminación sigue presente en algunas áreas de la sociedad existen iniciativas que luchan por generar más integración e inclusividad. A eso es lo que se ha estado dedicando el Instituto UniDown en Sao Paulo, Brasil, quien anunció la apertura de la primera fábrica de pastas del país que tendrá personal exclusivamente formado por personas con síndrome de Down.

Durante un tiempo existió una compleja situación para las personas con esta condición genética al momento de buscar trabajo, pero eso ha ido cambiando con los años.

Según la Fundación Iberoamericana Down21 se han realizado estudios que demuestran que “la discapacidad no es un obstáculo para adquirir determinadas habilidades sociolaborales y, en los casos en los que exista una interferencia negativa, es posible superarla potenciando otras complementarias que facilitarán a las personas con discapacidad intelectual el acceso al mercado ordinario de trabajo“.

Instituto UniDown

Y para el Instituto UniDown, que ayuda a casi 300 personas, eso ha sido una tarea de largos años. Según informó el medio brasileño UOL, el mismo presidente de la organización, Mario Berti, fue quien ideó el proyecto para que así la entidad pudiera ser financiada y que a la vez ayudara las personas que han sufrido económicamente con la pandemia. 

La fábrica, llamada El Vaticano, se logró levantar con la ayuda de otras empresas, quienes donaron implementos para la cocina como muebles, herramientas y suministros.

Instituto UniDown

Según explicó el presidente de la fundación a Razoes Para Acreditar, esta “es una marca de pastas que nace a lo grande por su carácter humanitario y inclusivo“.

Además, explicó que la iniciativa iba más allá el rol del instituto y querían ligarlo con el contexto actual. “Queremos reunir a voluntarios y empresas para dar oportunidades laborales a personas con Síndrome de Down y sus familias en situaciones de vulnerabilidad, con motivo del COVID-19“, cerró.