Por Lucas Rodríguez
28 octubre, 2020

Cualquiera diría que Flo Osborne debería ser quien reciba la caridad, pero ella no está dispuesta a detenerse. Mientras tenga energía, la ocupará en darle un poco de azúcar a la vida de alguien que lo necesite.

Todos entendemos y estamos de acuerdo en que de cierta edad hacia adelante, las personas ya se merecen solo estar tranquilas y recibir atención y ayuda. Pasados los 80 años ya podemos dar por hecho que una persona le dio todo los que le podía dar al mundo, se esto por medio de su trabajo, su sonrisa o el afecto que le compartía a sus seres queridos. A los ancianos y abuelos les corresponde recibir la atención y la bondad, ya que pasaron toda una vida siendo quienes la distribuían. 

Unsplash – foto referencial

De vez en cuando nos enteramos de casos como el de Flo Osborno, una anciana de avanzada edad del Reino Unido. La señora de 89 años se ha ganado con bombos y platillos su retiro, pero de acuerdo a Les Nicoll, el hombre que se ha encargado de difundir su historia, Flo está muy lejos de aceptar su retiro. Todo lo contrario, ella está comprometida a seguir poniendo de su parte para hacer del mundo un lugar mejor. 

Facebook: Les Nicoll

En su caso, el aporte es cocinar una cantidad enorme de pies, los que luego dona a personas en necesidad.

Les ha descrito con estas palabras la obra de caridad de esta maravillosa mujer:

“Durante la cuarentena y más allá, usando solo su pequeña cocina, Flo ha cocinado más de 20 exquisitos pies de frutas o de carne. Más de 100 de estos han sido distribuidos dentro de la comunidad de personas vulnerables o ancianas a través de nuestras redes de apoyo y entrega de comidas calientes. Cada pie está hecho desde cero, la mesa mezclada y la fruta picada a mano, para luego ser cocinados en su pequeño horno”

–Les Nicoll por Facebook

Facebook: Les Nicoll

Les pedía que la historia de esta esforzada e incansable anciana fuera distribuida por la mayor cantidad de medios de comunicación posible. Que la misma BBC acogiera la historia, es sin dudas que el mayor triunfo al que podría haber apelado. Uno de los hijos de la cocinera comentó al medio su afición por los pies de su madre:

“Yo fui criado comiendo esos pies. Verla hacerlos en surreal. Les pone manteca, mantequilla, harina en un bol, lo mezcla, para luego agregarle agua fría, darle unas vueltas y quedan perfectos.”

–Hijo de Flo Osborne para la BBC

Facebook: Les Nicoll

Incluso los sobrinos de la señora, quienes viven en Australia, vieron la historia de su querida tía Flo en los medios. Estos son las historias que vale la pena ver en las pantallas.