Por Luis Aranguren
14 octubre, 2019

Certificado como el aguacate más grande del mundo y con el tamaño de una cabeza, ya es momento de cortarlo y ver qué tan sabroso puede llegar a ser.

Es difícil encontrar alguien que odie el aguacate, es una fruta hecha por los dioses para el deguste de nuestro paladar. Este sentimiento es mucho mayor cuando vienen en un gran tamaño, así hay más para todos y por días.

Pues ya existe el más grande registrado del mundo y se encuentra nada más y nada menos que en Hawaii.

AP

Con dos kilogramos y medio de palta la familia Pokini obtuvo su récord Guinness, superando a la anterior que pesaba tan solo 2.4 kilos. Ambos récords se obtuvieron en Hawaii, la cual es al parecer la tierra bendita de los aguacates grandes.

AP

Para poder obtener el premio la familia tuvo que encontrar una balanza certificada donde pesar el aguacate y ser calificados al demostrar que eran el más pesado.

AP

Para lograr su peso máximo este fruto se tardó aproximadamente 10 meses según el jefe de la familia Pokini. Dijeron que para aplicar a los récords fue difícil pero ayudó a que terminara de crecer la fruta.

«Mientras todavía estaba en la olla, nuestro hijo lo sacó dos veces, no pensamos que sobreviviría, pero lo hizo».

-Pokini

Tras pasar el período de evaluación, la empresa Guinness accedió a revisar el aguacate y cerciorarse que pesara lo que la familia Pokini decía.

AP

«Para nosotros era tener expertos y testigos disponibles al momento de pesar el aguacate junto con una balanza certificada. También tuvimos que hacer que todos llenaran una declaración de testigos junto con la grabación de video».

-Pokini

En Hawaii no solo han existido aguacates grandes, en 2018 se ubicaban en Australia y pesaban siempre más de 2 kilogramos por lo que los llamaron «Avozillas» en honor a Godzilla. El precio era bastante alto y cada uno se vendía alrededor de los 8 dólares.

AP

Pero no creo que logren superar a la familia Pokini pues esperan la fecha de siembra para realizar cultivos masivos y cada vez más grandes, pues un récord no es suficiente.