Por Ronit Rosenberg
20 abril, 2018

¿Sabías que las sandías pueden ser machos o hembras? Una es más aguada y la otra más dulce.

La sandía es una de mis frutas favoritas. No existe nada más refrescante que una rebanada en mitad del poderoso calor veraniego. Su composición de agua la hace ser un fruto extremadamente especial y delicioso.

Sin embargo, existe un riesgo a la hora de ir a comprarla. ¿Cómo saber cuál está más deliciosa? Si la sandía no está en su punto ideal, estará desabrida y con una textura harinosa muy poco placentera. Hay un mito que dice que hay que pegarles y ver cuál suena más hueco, pero no conseguirás nada con eso.

Aprende las 5 señales de que es una rica sandía. Así no te llevarás una sorpresa negativa al abrirla y servirla. ¡Nunca más será un desafío!

1. Manchas:

Youtube

A diferencia de lo que te podría decir el sentido común, mientras más manchada o “golpeada” esté, más rica. Esto es porque las manchas son el reflejo de cuando la sandía reposó en la tierra. Busca las que tengan manchas no blanquecinas sino amarillas/doradas.


2. Raíces:

Brightsideme

La sandías tienen unas especies de caminos en su cáscara. Estos indican cuántas veces fue tocada por la flor. Mientras más tenga, significa que más polinización tuvo y estará más dulce.


3. Género:

Milk and Eggs

Lo más probable es que no sabías que las sandías tenían género. Las más alargadas son machos y normalmente son mucho más aguadas, mientras que las hembras son más pequeñas, redondas y muy dulces. ¡Ya sabes cuál escoger!


4. Tamaño:

Pingminghealth

Aquí el tamaño sí importa. Lo común es escoger la más grande pero ¡es un grave error! Busca una sandía de tamaño promedio. Ni tan grande, ni muy pequeña.


5. Rama:

Brightsideme

Esto es un indicador muy importante. Mientras más verde esté la ramita, peor sabor tendrá. Busca las que tengan una rama más café, la cual indica que la sandia fue sacada de la tierra a tiempo y no mucho antes ni tan después.

¿Aplicarás estos trucos para tu próxima ida a la feria?