Por Antonio Rosselot
15 septiembre, 2021

Este grupo de amigos de Drogheda (Irlanda) subestimó el poder del alcohol, y decidieron someterse a la euforia de uno de los bares más conocidos de dicha ciudad. La gente del local terminó sorprendida por su capacidad de beber sin desfallecer en el intento.

Imaginamos que a más de uno de nosotros le ha pasado eso de ir a tomarse un traguito inocente a un bar y terminar lanzado sobre la barra como una bala de cañón. Sin embargo, es raro que en cierto minuto no nos demos cuenta de que estamos gastando mucho dinero. O bueno, quizás uno termine vencido antes de que la tarjeta de crédito explote.

Pero lo que hizo este grupo de amigos oriundos de Drogheda (Irlanda), fue tan excesivo que hasta merecen un reconocimiento. Estos seis hombres se juntaron en el conocido Railway Bar el pasado fin de semana a eso de las 13:00, con la intención de “beber tranquilos” y sin tomarse mucho tiempo.

Pero la boca se calienta más con cada trago, eso lo sabemos. Y bueno, no resultó sorpresivo que el grupillo se entusiasmara y pidiera más bebida de la que tenía pensada; el tema es que ese envión de energía les duró once horas en total, y terminaron yéndose cuando el bar ya estaba por cerrar.

En todo ese rato bebieron cervezas —Coors, Moretti, Carlsberg, Heineken y mucha, pero mucha Guinness—, además de pedirse unos cuantos shots de tequila, Baileys, vasos de whisky e incluso Jägermeister, en lo que prometía ser una explosión de jugos gástricos en el estómago.

TikTok: @thatamariano

Y claro, el monto final de la cuenta podía haberle espantado la borrachera a varios: fueron 679 euros, lo que equivale a unos 800 dólares estadounidenses. Si dividimos ese total en los seis bebedores, daría un total de poco más de 130 dólares por persona. Doloroso, ¿no?

De hecho, el amigo que subió el video de la factura a TikTok comentó que su cuenta bancaria “tiene tanta resaca como yo, porque fue mi regalo”.

Uff, lo que debe haber sido esa mañana siguiente… en todo sentido.