Por Antonio Rosselot
18 mayo, 2020

La triste situación se vio en Malasia, y la persona que compartió la historia en las redes también ayudó al anciano con una bolsa de arroz y algo de dinero. Debemos pensar en aquellos que más necesitan de colaboración en estos momentos; un pequeño gesto puede marcar la diferencia.

Si bien muchos nos estamos quejando de tener que estar encerrados —y en muchos casos, de que la gente no está encerrada también—, no podemos pasar por alto a aquellos que están particularmente sufriendo aún más con esta crisis sanitaria de proporciones bíblicas.

En el mundo árabe, para colmo, están en época de Ramadán, por lo que los creyentes deben hacer ayuno desde que sale el sol hasta que se pone en la noche. Y este ritual, si bien es sagrado para los musulmanes, complica aún más la situación para las personas en situación de calle, que no tienen dónde conseguir comida.

A continuación nos vamos a Malasia, donde el usuario Mizan Dmhba compartió una serie de fotos y videos sobre un triste suceso que le tocó presenciar en medio de la autopista que une Pengkalan Chepa y Ketereh.

FB: Mizan Dmhba

En el registro, se ve a un anciano escarbando en un basurero y en las bolsas que se acumulaban alrededor; estaba en su bicicleta, lo que indica que estaba recorriendo las inmediaciones para ver si tenía suerte. ¿Qué estaba buscando? Desayuno.

«Nos topamos con este hombre, que husmeaba en la basura. Pedí detener el auto y me le acerqué. Me dijo que estaba buscando sobras de pan para comer. Le dimos un saco de arroz y algo de dinero para que compre más cosas. Aún hay mucha gente allí afuera que necesita de nuestra ayuda».

Mizan Dmhba en Facebook

Mizan no dudó en ayudar al hombre, que sin duda estaba haciendo eso por necesidad y totalmente despojado de su dignidad.

FB: Mizan Dmhba

Si bien el anciano ahora tiene algo de alimento y dinero para sobrevivir unos días, nada nos asegura de que vaya a ser así en el futuro; la responsabilidad está en nosotros y nuestra capacidad de ser bondadosos, de ayudar a quien más lo necesita y de tener esos pequeños gestos que pueden marcar la diferencia.