Por Teresa Donoso
15 mayo, 2017

Infórmate sobre los síntomas acá.

El sushi y el sashimi, esos cortes de salmón crudo que a menudo disfrutas con salsa de soya, se han vuelto cada vez más populares en occidente. Lo anterior no sólo ha cambiado nuestra alimentación, sino que además también ha permitido que enfermedades que sólo se veían en los países asiáticos hayan comenzado a infectar a personas que nunca pensaron que comer sushi podía relacionarse con un riesgo tan grande. Si tú también eres adicto a esta comida japonesa, entonces lee con cuidado lo que te contaremos a continuación.

#sushi #lunch #lunchbox #helthyfood #tlv #office #officefood #designstudio #oferkeinan

A post shared by OFER KEINAN | INTERIOR DESIGN (@ofer_keinan) on

En ese caso, y tal como reporta BMJ Case Reports, hablamos de la experiencia de un gastroenterólogo en Portugal que se encontró con lo impensado al tratar a un paciente que sufría de dolor de estómago, fiebre y vómitos. Los doctores decidieron partir preguntándole al hombre qué había comido recientemente y cuando mencionó la palabra sushi sus sospechas sobre un posible parásito incrementaron radicalmente.

Al realizarle una endoscopia descubrieron que tenían la razón: en el interior del hombre pudieron ver una larva nematoda, afirmada en su inflamado estómago. Después de que el parásito fuera retirado con la ayuda de una pequeña red los síntomas del hombre desaparecieron completamente.

iStock

La enfermedad que acabamos de describir se llama anisakiasis y corresponde a una condición parasitaria causada por estos pequeños gusanos que se adhieren a las paredes del estómago, esófago y/o intestino. En general, la anisakiasis era común en Japón, donde se trataban el 90% de los casos a nivel mundial, sin embargo, la gran popularidad del sushi ha provocado que la enfermedad se propague por diferentes países.

How about a #boat full of #sushi to cure the #monday #blues?

A post shared by Whats Hot (@whatshot_in) on

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, algunas personas pueden sentir una sensación de hormigueo en la boca o garganta después de haber comido el pescado infectado. Esto, a menudo, corresponde al parásito que lentamente se mueve por sus cuerpos. Desde el Centro aseguran que se pueden tomar medidas justo en ese momento:

“Las personas pueden, usualmente, extraer el gusano de forma manual desde su boca o toserlo y escupirlo para prevenir la infección”.

Algunas de las opciones que existen para evitar contagiarse son, además de no comer sushi que contenga pescado crudo, asegurarse de cocinar el pescado o congelarlo por un mínimo de 72 horas a -20º Celsius. Sin embargo, como es casi imposible tener control sobre los ingredientes de los restaurantes, nos parece que abstenerse de comer sushi con pescado crudo sigue siendo la mejor opción.

¿Qué crees tú? ¿Comes sushi a menudo?