Por Camilo Fernández
28 junio, 2018

¿Qué prefieres?: que se te queden pegado los huevos o la infertilidad.

Las sartenes y cacerolas antiadherentes son las preferidas por los cocineros. Facilitaron la vida a todos esos que pasaron horas en la cocina y en el momento clave se les quedaba la comida pegada desatando las mil y un furias. Pero hay que tener ojo con esto, ya que no todos los antiadherentes son la panacea. 

Un informe de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Washington (EE.UU.) reveló que cierto tipo de utensilios antiadherentes de cocina pueden provocar cáncer. 

Pixabay

Esto debe a que partículas microscópicas del compuesto químico conocido como ácido perfluorooctanoico (PFOA) se encuentra en este tipo de objetos y puede entrar al organismo humano.

El PFOA no solo se encuentra en la cocina antiadherente, sino que también en ropa resistente al agua o alfombras resistentes a las manchas. 

El informe citado por el Daily Mail detalla que debido a la presencia de este ácido ha incrementado el riesgo del desarrollo de tumores en el hígado, páncreas y testículos en animales de laboratorios, incluyendo la reducción de fertilidad. 

Pixabay

Otros daños que provoca son cambios hormonales, trastornos de tiroides y enfermedades inflamatorias en el intestino.

Claro que no solo por usar este tipo de sartenes a uno le va a dar cáncer, sino que el riesgo ocurre cuando estos se sobrecalientan o se rayan. Cuando estos sartenes están rotos, el químico que se desprende puede filtrarse hacia cadenas de agua y alimentos amenazando la salud.

Pixabay

El integrante de la Cámara de Representantes de EE.UU., Joan McBride, señaló que “estos productos químicos se llaman persistentes. Se quedan contigo, son insidiosos”.

En estudios pasados se descubrió que los PFOA aparecen hasta en un tercio de los empaques de los alimentos, siendo utilizado como un producto que prolonga la vida útil de las cosas, siendo más “seguro”. 

pIXABAY

Afortunadamente (y si eres una persona consciente) hay alternativas a los típicos sartenes de teflón, los más populares, pero que se deterioran rápidamente. Estos pueden ser los sartenes y ollas de cerámica. 

zwilling.com

Es cierto que su desventaja es que se estropean con mayor facilidad y hay que sustituirlas con más frecuencia, porque al romperse también pueden dejar al descubierto ciertos productos tóxicos, pero si están certificadas con que no tienen metales pesados, todo estará bien. 

Las ollas de barro también pueden ser una opción, pero teniendo en cuenta que al ser porosos pueden tener esmalte que contienen plomo o cadmio. El hierro colado también puede usarse en olas, asegurándose que no tengan plomo.

eBay

Finalmente, lo mejor son las ollas y sartenes de titanio que son de acero inoxidable, siempre cuando sean de grado quirúrgico. El tipo 316Ti es hipoalergénico y un gran antiadherente. Lo único malo es que son más caros.