Por Jessica Balseca
6 mayo, 2017

¡Mientras más blandita mejor!

Llegas a casa y quieres hacer alguna receta que lleva mantequilla. Resulta que cuando abres la refrigeradora esta está completamente dura y es casi imposible que la uses para dicha receta. Tienes algunas opciones para ablandarla, pero estoy segura de que esta es la más fácil y rápida de todas.

¿Qué necesitas?

Un vaso con agua caliente, ¡y mantequilla!

¡Sigue estos pasos!

El truco consiste en colocar la mantequilla en un plato y calentar un vaso con agua caliente, dejándolo reposar durante uno o dos minutos aproximadamente. La idea es que el vaso se caliente para ese calor pueda ablandar la mantequilla.

Después del reposo se debe vaciar el vaso, secarlo rápidamente y colocarlo a modo de campana sobre la mantequilla, para que le transmita el calor y la empiece a ablandar.

¡Ahora sí, a disfrutar de tu mantequilla!

También te enseñamos cómo hacerla en casa por si algún día te animas. ¡Es súper fácil!