Por Elvira Vergara
27 junio, 2017

Sólo necesitas una cebolla… ¡Pero no le cuentes a nadie!

¡Me encantan los sandwich con huevo frito en su interior!, pero al cocinarlos en el sartén el huevo se desparrama por todos lados y finalmente tu emparedado queda con un gran borde sobrante de huevo. Para que esto no suceda y tengas el huevo del tamaño perfecto, te enseñaremos esta sencilla técnica.

Lo único que necesitarás es una cebolla. Sí, una cebolla…

Es muy simple de hacer:

1. Corta una cebolla y saca los aros más grandes. Ponlos en un sartén caliente y engrasado con aceite.

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-9.32.55

2. Quiebra los huevos dentro del aro de cebolla. Sé un poco más cuidadoso que nuestro amigo, procurando que la yema no se reviente al quebrar el huevo…

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-9.33.35

3. Con la ayuda de una espátula, da vuelta el huevo para que se cocine por ambos lados.

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-9.33.58

4. Cuando la clara esté cocida estará listo para servir. ¡Si no eres fanático de la cebolla puedes prescindir de ella!

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-9.34.56

¡Ideal para perfeccionistas!

tumblr_myr9xfFX141s02vreo1_500

¡Olvídate de los huevos desparramados!