Por Andrea Araya Moya
12 Junio, 2017

¿Por qué nadie nos contó esto antes?

Si hay algo que caracterice a las pizzas, además de su increíble sabor, es su mala fama de tener demasiadas calorías y grasa. Sin embargo, no siempre es así, pues, si te pones a pensar, los ingredientes básicos que tienen son tan sencillos que ni siquiera podrían hacerte tanto daño. De hecho, aquellas que sí no son saludables son esas pizzas pre cocinadas que contienen conservantes y una gran cantidad de grasas saturadas. Las peores para tu dieta.

Pero, si tú mismo decides preparar tu propia pizza no tienes de qué preocuparte, pues sí existen las pizzas saludables. Sólo debes elegir los ingredientes adecuados.

1. La masa perfecta

Para preparar tu masa sólo necesitas 400 gramos de harina, 230 mililitros de agua, 10 gramos de sal y 8 gramos de levadura fresca. Aunque también puedes optar por usar harina integral. Mezcla los ingredientes hasta que te quede una masa elástica que no se te pegue y ponla en un lugar templado por una hora. Posteriormente estira la masa y comienza a añadirle tu base e ingredientes preferidos.


2. Una base rica y saludable

Por favor, evita el tomate frito comprado o la salsa de tomate envasada. Prepárala tu mismo con tomate natural. Lo mismo para el queso, en lugar de elegir los quesos con más calorías, opta por aquellos bajos en grasa. Quedará igual de rico, pero sin tantas calorías.


3. La magia: los ingredientes

Nada de embutidos como el chorizo, salame o bacon. En su lugar prefiere el jamón, pavo o pollo.

Si te gustan las verduras puedes añadir brócoli, alcachofa, pimiento, cebolla, calabacín, entre otros. Lo mismo si te gustan las frutas y no temes en mezclar sabores.

Así mismo, en cuanto a otros ingredientes también puedes contemplar el salmón o el atún que, además de ser una fuente increíble de nutrientes y proteínas, le darán un sabor especial a tu pizza. ¡Y sin tantas calorías!

Así que, si estabas planeando comer pizza en la noche o el fin de semana, opta por prepararla tú mismo, con tus propios ingredientes y verás que comer pizza también puede ser saludable.


¡Y no tendrás que sentir culpa por eso!