Por Teresa Donoso
16 junio, 2017

¿Cansado de esos aguacates más duros que una piedra? ¡Tenemos una solución que no podrás rechazar!

Todo el mundo ama el aguacate, sin embargo, no es un amor sencillo. A todos nos ha pasado que nos levantamos una mañana soñando con una tostada perfectamente crujiente cubierta de una suave pasta de aguacate… pero cuando llegas a tu cocina te das cuenta de que no tienes ninguno que esté maduro. No hay decepción peor que esa.

Aún peor es ir a la tienda, tener el dinero para llevarte unos cuantos aguacates para hacer guacamole y ver que no hay ningún aguacate suave en todo el supermercado.

¿Te parece familiar? Si es así, prepárate, porque esta sencilla técnica cambiará para siempre tu vida.

Lo que necesitas:

  • Tu aguacate
  • Una hoja de papel para hornear
  • Papel de alumino

Así se hace:

  1. Envuelve tu aguacate en papel de aluminio
  2. Toma un recipiente apto para horno y cúbrelo con papel para hornear
  3. Pon tu aguacate en el recipiente y llévalo al horno
  4. Hornéalo durante 10 minutos a 90º Celsius
  5. Si tu aguacate está muy duro, puede que le tome un poco más de tiempo
  6. Una vez listo, pon tu aguacate en el refrigerador y espera que se enfríe completamente

¿Por qué funciona?

El aguacate produce gas etileno de forma natural, pero lo hace con lentitud a medida que va madurando. Al ponerlo en el horno se logra que este gas se libere de forma mucho más rápida, madurando el aguacate en tiempo récord.

Y ahora… ¡Guacamole para todos!