Por Ghalia Naim
26 septiembre, 2017

Este es el asombroso almuerzo de los niños.

La vida en Japón es rápida y llena de estrés. La gente suele trabajar por largas jornadas e incluso algunos duermen en sus propios negocios para optimizar el tiempo. Sin embargo, aunque es un país sumamente estructurado, tecnológico y lleno de rutina, mantiene con sumo cuidado su cultura. A diferencia de lo que muchos creen, en los colegios japoneses el clima es calmado y lleno de espacios para el aprendizaje; uno de esos es la hora de almuerzo.

El almuerzo escolar es sagrado y es sinónimo de tranquilidad y salud.

Tras las primeras clases en la mañana, los niños se dirigen al comedor para recibir su comida en etapas y de la mano de sus propios compañeros.

Wiki C. Insider

Equilibrio en todo sentido.

Para que los alumnos comprendan la importancia de la amistad y la cooperación, a cada niño le toca alguna vez servir el almuerzo junto a un equipo al azar. El menú es variado y está hecho con productos naturales, tradicionales y muy sanos.

Yuriko Nakao

Son porciones equilibradas llenas de sabores originales de Japón.

Sopa, paquete de pescado seco, leche arroz y verduras.

Wiki C. Insider

La base del plato es a base de arroz y vegetales.

Tofu con salsa de carne, arroz, ensalada, media manzana y leche.

Wiki C. Insider

Una vez a la semana, el menú varía y sirve platillos de otros lados. Por ejemplo, pasta italiana.

Además, se les enseña a los niños a comer lo que se les sirve y a valorar los alimentos.

Pollo, arroz, sopa con wakame, ensalada, leche y mandarina.

Wiki C. Insider

Mix de curry y arroz. Ensalada de frutas y leche.

Wiki C. Insider

Arroz, cerdo y huevo. Yogurt de limón, sopa de tofu y algas, y leche.

Wiki C. Insider

Al finalizar el lapso de almuerzo, un equipo se encarga de limpiar toda el área.

La manera en que esta nación trabaja con los estudiantes más pequeños, es digna de admiración. No solo los educa respecto a las tradiciones, cooperación en equipo y respeto, sino que también enseña sobre la buena alimentación.

Yuriko Nakao

Y claro, luego de una buena comida… Hay que dormir.

Yuriko Nakao

Claramente todo lo anterior tiene un impacto importante no solo en su capacidad de aprendizaje, sus funciones motoras y la forma en la que aprenden: también comprenden desde pequeños la importancia de alimentarse bien, ser organizados y realizar cada tarea a su debido tiempo. El rito de la comida es, como tantas otras cosas, solo la puerta de entrada a otras lecciones que los acompañarán por toda la vida.