Por Lucas Rodríguez
24 diciembre, 2021

Todos sabemos que la Navidad se trata de estar de buen humor y celebrar con los familiares, pero creemos que esa torta generará un par de preguntas incómodas en la mesa.

Generalmente, son las madres o abuelas de una familia sobre quienes recae la responsabilidad de preparar la cena navideña. En la mayoría de los casos ellas lo hacen gusto, aunque también a veces deben lidiar con las peticiones y gustos en particular de uno que otro familiar algo exigente. Así le ocurrió a una mujer del Reino Unido, que se encontró con que su hija le había exigido una torta “sofisticada” para la cena de este año. 

Sintiéndose algo ofendida por la manera en la que su hija la trató, Jackie Huseyin se propuso jugarle una broma a su hija.

Unsplash – Imagen Referencial

En lugar de la torta especial y elegante que ella esperaba, Jackie apareció con algo que solo puede ser descrito como “altamente perturbante”. Sobre la torta de glaseado, la mujer horneó algo que no puede ser reconocido como otra cosa aparte de un Santa Claus algo delgado. 

Kennedy News and Media

Aunque lo más llamativo no fue precisamente que este Santa no fuera tan barrigón como lo conocemos normalmente.

Kennedy News and Media

Más bien fue el hecho de que este Santa hubiera olvidado de ponerse los pantalones. Desplegado con los brazos abiertos sobre la torta, el Santa aparece como si estuviera rogando que alguien le hiciera un desesperado favor. Jackie explicó la historia de la torta a los medios: 

“Mi hija me pedía una torta sofisticada, pero como soy yo, pensé en hacerle otra cosa de broma. Era la última tarta que hacía y estaba cansada. Iba a hacer un Papá Noel borracho tumbado encima con una botella de cerveza. Miré mi glaseado y me di cuenta de que no me quedaba suficiente rojo para hacer los pantalones. Vi que me quedaba mucho color carne y entonces pensé en hacer uno desnudo”

–Jackie Huseyin para Kennedy News and Media

Unsplash – Imagen Referencial

Por su lado, su hija se impactó por el tamaño que su madre le había dado al órgano de Santa: 

“Fue muy divertido. No esperas ver a Papá Noel con un gran pene, ¿verdad? No se puede superar una risa tonta. Es tan realista”

–Jackie Huseyin para Kennedy News and Media

Solo nos podemos imaginar cómo debe haber sucedido esa cena navideña: todos felices, disfrutando de la comida, hasta que llegó el momento de la torta. Estamos seguros que las personas mayores de esa mesa se llevaron una buena impresión al enfrentarse a ese gráfico Santa Claus.