Por Luis Aranguren
21 octubre, 2020

El obsequio que toda niña desea.

Es probable que toda niña haya soñado en algún momento con tener una casa de Barbie, era la clase de juguete que podías lucir con tus amigas. Además, contaba con muchas posibilidades, pues Barbie tenía mucho por hacer dentro.

¿Imaginas que además de jugar te la puedes comer?, pues es posible gracias a la Cookie Dreamhouse.

Instagram / Tami dunn

Este es un kit de galletas precocidas para construir las paredes y un delicioso techo inclinado. Todo acompañado por supuesto de una gran variedad de dulces y glaseados, para hacer los detalles que le darán vida a tu hogar.

Los colores predominantes del glaseado son el rosa, blanco y verde azulado, además de dulces que parecen flores.

“Los más pequeños pueden participar en el proceso de creación de un divertido recuerdo navideño que termina con una casa de galletas caprichosa que es tan divertida de construir como de mordisquear”.

–Descripción del producto en World Market

Por si fuese poco viene acompañado de Barbie y una amiga, claramente no son muñecas plásticas pero sí figuras impresas en cartón que va muy bien con la casa comestible.

Instagram / Tami dunn

Por tan solo 15 dólares podrás tener esta deliciosa caja, perfecta para un regalo navideño pues no solo se juega sino que también se come. Por el tipo de galletas y adornos, es probable que se trate de un juguete de temporada por lo que podría acabarse en cualquier momento.

Parecidas a esas galletas de jengibre que suelen hacer las familias en épocas navideñas, siempre es difícil comer algo tan bonito, por suerte los niños no se detienen.

Creo que de tener hijas o sobrinas, estarán encantadas de este hermoso regalo todo rosado y tierno. Además el precio es inmejorable; es bastante económico y entretiene mucho el proceso de armar.

Instagram / Tami dunn

Así que no dudes en darle esta alegría a las pequeñas de las casas, Barbie no siempre son muñecas de plástico que hacen miles de actividades.

Ahora se ha convertido en una versión deliciosa y llena de sabores que solo probando podremos imaginar. Una gama de colores que pueden ir conforme la imaginación de quien la arme, probablemente ninguna casa sea igual a la otra.

Instagram / Tami dunn

Si bien existe un modelo básico pintado en la casa, si tienes la capacidad de hacer otro puedes hacerlo porque no existen más límites que los de tu imaginación. Solo ten cuidado de que no caiga en las manos equivocadas, pues si es alguien como yo, es probable que la coma antes de armarla.

Vamos, no me culpen. Se ve muy delicioso.