Por Antonio Rosselot
5 diciembre, 2019

Uno de los chocolates calientes navideños de Starbucks contiene el equivalente a 23 cucharadas de azúcar (unas 783 calorías por vaso), casi 25 veces más de lo que una persona debería consumir al día.

Starbucks es una de las cadenas de cafeterías más grandes y más populares del mundo: sus distintos tipos de cafés, infusiones y otras bebidas calientes son consumidas a lo largo de todo el planeta, en todos los tamaños posibles. Pero si hay algo que los fanáticos de Starbucks aún no se han cuestionado, es la cantidad de azúcar que llevan sus bebidas.

Sí, hay opciones sin azúcar también, pero el problema está en las que sí lo tienen: un estudio desarrollado por la ONG Action on Sugar determinó que Starbucks vende tanto el café latte como el chocolate caliente más calóricos del mercado navideño.

Hay que hacer esta precisión de “navideño”, porque en estas épocas las cadenas cambian su carta para ofrecer bebidas temáticas con ingredientes o estilos propios de la Navidad.

Starbucks

En la primera categoría, la de los chocolates calientes, se encontró que la versión venti (600 ml) del Signature Caramel Hot Chocolate con crema batida y leche de avena tiene el equivalente a unas insultantes 23 cucharadas de azúcar, llegando hasta las 783 calorías por vaso. Para ponerlo en contexto, esa es la misma cantidad de azúcar de cuatro muffins con fresa y chocolate blanco.

Por otra parte, Starbucks también lidera los rankings de calorías en la categoría del café latte, en algo que seguramente no es motivo de orgullo. La “flamante” ganadora es la versión venti del Gingerbread Latte con leche de avena, que contiene el equivalente a 14 cucharadas de azúcar, sumando un total de 523 calorías por vaso.

Starbucks

El total de calorías en ambas bebidas es realmente grave, y supone un problema casi imperceptible para los consumidores. Evidentemente, si hablamos de calorías, muy pocas personas piensan en que un café te puede hacer engordar.

Pero según la American Heart Association (AHA), las mujeres no deberían consumir más de 25 gramos de azúcares añadidas al día, mientras que los hombres tienen un límite de 28 gramos. Para darle perspectiva, una cucharada de azúcar apenas llega a los 4 gramos.

Les recomendamos que —a menos que les dé igual— se fijen bien en la cantidad de calorías que tiene el café que pidan. En caso contrario, quién sabe: uno puede pensar que el café lo energiza, pero ese envión perfectamente podría darse también por la cantidad de azúcar consumido.

También podrías sufrir un shock dulce, pero mejor dejar esa opción de lado.