Por Luis Aranguren
25 noviembre, 2020

Una alternativa para reducir la contaminación, amigable con el medio ambiente y perfecto para el uso diario.

Parece que después de mucho tiempo la humanidad ha comprendido que el mundo no es suyo, sino que habita en él. Esto nos ha permitido evolucionar y buscar nuevas opciones que sean menos dañinas para este hermoso planeta.

También nos ha dejado conocer a los enemigos, entre ellos el plástico de un solo uso que suele terminar en bosques, mares y montañas.

Instagram / Já Fui Mandioca

Pensando en eso, una Startup de Brasil vio una gran oportunidad de emprendimiento a través de la creación de productos ecológicos a partir de la yuca. Envases y tazas son hechas a partir del almidón que extraen de las mandiocas silvestres, como le llaman en aquel país.

Getty Images

Un producto que se desperdicia mucho en su país, ahora es transformado en algo útil y que puede ser utilizado por muchos.

Hay varias razones para elegir este ingrediente. Brasil es uno de los mayores productores de yuca del mundo, por lo general, quienes siembran yuca son pequeños agricultores. Hay un tema social muy interesante allí. Además, sólo él puede otorgar propiedades físico-químicas para realizar nuestro proceso. Ningún otro tipo de almidón podría generarnos esto”.

–Stelvio Mazza, empresario de Já Fui Mandioca contó a Razoes para Acreditar

La yuca silvestre no suele ser apta para el consumo humano, es por eso que aprovecharon este tubérculo para crear estos magníficos envases. Básicamente es la piel de este fruto que obsequia la naturaleza transformada en algo útil.

Instagram / Já Fui Mandioca

Además, una vez es lanzado a la tierra se desintegra rápidamente y lo mejor de todo es que no contamina.

Por otra parte, la empresa desarrolló sus propios equipos para hacer sus magníficos envases, esto para poder facilitar el tiempo de operación y mejorar la rentabilidad. Por otra parte disminuye el costo del producto y lo hace más accesible a los compradores.

Instagram / Já Fui Mandioca

De ese modo, las personas escogen más fácil este producto biodegradable y dejarán de lado el plástico de un solo uso que tanto daña al planeta.

La empresa tiene ahora un gran catálogo de ollas, platos y envases para la entrega de alimentos e inclusive helados. Esta maravilla además de biodegradarse, se puede convertir en abono natural para la tierra si lo arrojas y le riegas algo de agua.

Instagram / Já Fui Mandioca

El costo de cada envase es muy bajo y varía desde los 11 centavos hasta los 60 centavos de dólar cada uno. Por lo que no hay excusas para hacer este tipo de inversiones, salvar el planeta es una opción accesible en Brasil y seguro que luego en todo el mundo.

Si la imaginación humana se dedica a esta clase de actividades, seguro que el mundo se convertirá en un lugar mejor.