Por Antonio Rosselot
29 octubre, 2020

En la presentación del plan piloto, la empresa señaló que cada envase reciclable —tanto de sus Whoppers como de sus bebidas— podrá usarse al menos 100 veces.

Los últimos años han estado marcados por el debate sobre la sustentabilidad ecológica y la conciencia por el medioambiente. Por lo mismo, muchas empresas han cambiado su forma de funcionar para así tratar de cambiar el rumbo de un planeta que está siendo cada vez más dañado por los humanos.

Dicho esto, en los últimos días una gran cadena de comida rápida se hizo parte de ese cambio. Burger King estableció un programa piloto en sus restaurantes de Nueva York y Portland (EE.UU), en el cual entregarán sus clásicas hamburguesas y bebidas en envases reutilizables.

“La gran ventaja es que podemos servir a nuestros clientes sin tener que echar mano necesariamente de envases de un solo uso. Se trata de un envase lo suficientemente duradero para ser utilizado en múltiples ocasiones y poder reducir así nuestro impacto medioambiental y minimizar la cantidad de ‘packaging’ de un solo uso que producimos”.

—Matthew Banton, responsable global de Innovación y Sustentabilidad de Burger King, vía Marketing Digital—

El programa será implementado en colaboración con la empresa Loop, en el cual los comensales depositarán los envases en contenedores especiales para que después la empresa mencionada los recoja y los esterilice, cosa de reutilizarlos. Según la información, cada uno tendría al menos unos 100 usos de vida útil.

Para evitar que estos envases terminen en el basurero equivocado, se le cobrará un pequeño depósito al cliente que será devuelto una vez que éste entregue el envase reciclable.

Luego de ser evaluada con un mal puntaje en cuanto a la sostenibilidad de sus empaquetados, Burger King se comprometió a reciclar todos sus envases en sus restaurantes estadounidenses y canadienses para 2025. Además, tienen la intención de funcionar de manera 100% renovable en un futuro respecto a los materiales que usan para entregar su comida.

De esta manera, la cadena de comida rápida comienza a desligarse de la mala imagen que tiene con el resto de sus colegas del rubro, en cuanto a sus políticas poco respetuosas con el medioambiente.

“Sabemos que la sostenibilidad ha llegado para quedarse”, comentó Matt Banton. ¡Burger King sí la tiene clara!