Por Antonio Rosselot
25 mayo, 2020

La filial alemana de la cadena está reabriendo sus restaurantes a nivel nacional, y encontraron una particular manera de asegurar que se evite el contacto entre los clientes: la corona no es precisamente cómoda, pero cumple con su misión.

A lo largo del mundo, muchísimos restaurantes han tenido que extremar su creatividad para reabrir a los clientes, después de unas cuantas semanas de inactividad por culpa de la pandemia del coronavirus. En esta nueva sociedad manda la distancia social, por lo tanto, es lo primero que los restaurantes están garantizando a sus clientes.

Y si bien vimos que en algunos lados se usaban peluches para reforzar la distancia social entre comensales, o incluso gorros con «tallarines» de piscina para delimitar distancia, Burger King Alemania tomó una medida similar: adaptar sus clásicas coronas de cartón y hacerlas en tamaño gigante, manteniendo así a los clientes con una distancia de 1,8 metros entre sí.

Burger King Germany

«Buscamos reforzar las reglas de alta seguridad y estándares de higiene que los restaurantes de BK están implementando. Esta ‘corona de distancia social’ es una divertida y lúdica manera de recordarle a nuestros comensales que practiquen el distanciamiento social mientras disfrutan su comida en los restaurantes».

Representativo de Burger King a Business Insider

Si bien no es uno de los países europeos más afectados por la pandemia, Alemania igualmente ha acumulado más de 180 mil casos confirmados de COVID-19, de los cuales han fallecido unos 8.400.

Sin embargo, su alta capacidad de testeo y organización ha hecho que se detecten muchos casos tempranos y, por lo tanto, haya muchos pacientes ya recuperados.

Sin duda estamos en una época sin precedentes para nuestra generación y ahora, más que nunca, necesitamos de la colaboración de todos para no arrepentirnos después. Y si hay que usar una corona de cartón de 1,8 metros de diámetro para protegerse, ¡bienvenida sea!