Por Lucas Rodríguez
15 mayo, 2020

Algunos están de acuerdo, otros los consideran unos ilusos. Pero nadie discute que se ven bastante cómicos con sus prendas.

A medida que pasan las semanas, nos comenzamos a hacer una idea un poco más clara de cómo será nuestra vida de aquí en adelante. El virus consiguió irrumpir con tanta fuerza, que cambió totalmente las maneras en las que funciona nuestra vida diaria. Ya no podemos salir de nuestra casa sin una mascarilla que nos tape la boca (por si alguna vez te lo preguntaste, esta medida es para evitar que tu saliva salga de tu boca, y por ello, evitar que tú contagies a los demás, no es para prevenir tu contagio), tampoco podemos tocar a nuestros seres queridos. Menos aun, asistir a lugares cerrados con aglomeración de gente. 

Unsplash

Esto ha significado una cuasi sentencia de muerte para los negociosos pequeños, especialmente los del área del entretenimiento o culinarios. Los restaurantes o cafés, muchas veces atendidos por sus propios dueños, tuvieron que cerrar completamente de la noche a la mañana. Trata de imaginarte cómo es tener que pasar a vivir no solo con el riesgo de infectarte con el virus, sino que también, sin saber si vas a tener dinero para pagar tu próximo mes de arriendos y cuentas.

Unsplash

Por eso es que muchísimos países están considerando volver a «reabrirse». Lugares modelo en la lucha contra el virus, como Corea del Sur, Hong Kong o Alemania, ya han dado órdenes oficiales para que sus negocios vuelvan a funcionar; después de todo, nuestras sociedades giran en torno al flujo de dinero.

Facebook: Cafe & Konditorei Rothe

La prudencia de esto está bajo discusión, pero un café en Alemania ya ha dado de qué hablar. No solo debido a que ya abrió y está atendiendo clientes, sino que por la medida muy particular que adoptó para asegurarse de que sus clientes no se pongan en riesgo unos a otros. Se trata de unos sombreros muy particulares, equipados con estas esponjas largas y delgadas que usamos en las piscinas.

Facebook: Cafe & Konditorei Rothe

Cortadas para medir la distancia ideal, las esponjas pretenden darnos una señal muy clara de hasta qué punto nos podemos acercar a nuestros vecinos o amigos. Muchos críticos creen que esto es iluso: el virus es capaz de permanecer durante bastante tiempo en superficies: si fuera tan fácil como simplemente mantener una distancia, no estaríamos con la crisis mundial que tenemos ahora. 

Facebook: Cafe & Konditorei Rothe

Solo hay una cosa que nadie esta discutiendo: esta medida es una clara representación de un fenómeno tan mítico como las pandemias mundiales. Se trata del mítico y muy temido «humor alemán». Si alguna vez te preguntaste como es un chiste alemán, pues así: ridículo, simple y quizás, algo despreocupado.