Con el fin de garantizar la seguridad de los clientes que visiten el lugar, una de las nuevas normas ha sido sentar a estos adorables peluches que ya se han vuelto toda una atracción.

A medida que algunos países siguen sufriendo los estragos de la llegada de la pandemia por coronavirus, hay otros lugares del mundo que han podido optar por ciertas libertades a medida que han podido controlar el virus. Una de ella, es la apertura de restaurantes y cafés que ya pueden recibir clientes, eso sí, con todas las medidas sanitarias. 

Si bien ya habíamos visto a los adorables peluches de pandas en Tailandia para mantener la distancia social, ahora en un café en Japón han decidido reemplazarlo por unos capibaras para garantizar la seguridad de los clientes. 

Twitter @chacha0rca

No se trata solo de que se ven realmente adorables sentados como verdaderas personas en las mesas, sino que es una muy buena idea, ya que obliga a quienes visitan el café a no sentarse demasiado cerca, porque el virus aún sigue presente en la sociedad.

El local se trata de un café que se encuentra al interior del zoológico Izu Shaboten en Shizuoka, donde explicaron que esta nueva e innovadora idea nació con la necesidad de que sus clientes puedan disfrutar de un buen platillo pero con «tranquilidad», según su sitio web.

Twitter @chacha0rca

Con la fotografía de dos mujeres comiendo en el restaurante, desde el zoológico escribieron: «animales de peluche como capibaras y pandas rojos comparten asiento con los clientes, lo que contribuye no solo con su ternura, sino también a garantizar la distancia de la audiencia».

Sin embargo, eso no es todo, porque además desde el local han apostar por nuevas medidas para evitar la infección por coronavirus como cambiar el diseño de las mesas para que los clientes tengan la distancia suficiente, donde finalmente los peluches juegan el papel principal en esta idea.

Twitter @chacha0rca

Además del distanciamiento, el café ha instalado un desinfectante de manos en la entrada y salida del lugar, así como estar constantemente desinfectando las mesas, las sillas y los animales de peluche cada vez que un grupo de personas abandona la cafetería.

Nuestra pregunta principal: ¿por qué capibaras? Desde el restaurante indicaron que, desde que fue renovado en la primavera de 2018, el peluche de capibara se convirtió en «la cara del café». 

Twitter @chacha0rca

Sin duda, además de asegurar el distanciamiento entre los clientes, puedes disfrutar de la adorable compañía de un peluche mientras comes.

¡Muy lindo!