Por Catalina Maldonado
29 marzo, 2021

Son tiempos difíciles y ellas lo saben, por eso cada vez que hacen una venta en su puesto, las jóvenes brasileñas rezan y bailan para agradecer.

La pandemia por coronavirus nos ha pegado a todos muy fuerte, no solo en el ámbito de la salud y las restricciones para salir, si no también en los miles de negocios que han tenido que luchar para salir adelante. En ese sentido, el sector gastronómico ha sido uno de los más afectados, pero claro, lo último es bajar los brazos. 

Así lo han demostrado dos cocineras provenientes de Brasil, quienes tras duros periodos de malas ventas, hoy cada vez que venden algo, lo celebran con creces. A través de una cámara de seguridad, se les puede ver rezando y bailando gracias a una venta. 

Instagram @hulahulapokemcz

Las chicas trabajan en un puesto móvil de comida hawaiana llamado Hula Hula Poke, ubicado frente al mar en una playa brasileña, donde a través de sus redes sociales han querido mostrarle a sus clientes el gran regalo que significa para ellas cuando alguien les compra.

Instagram @hulahulapokemcz

Junto con el video captado por la cámara de la cocina, desde el restaurante escribieron:

“En medio de estos tiempos difíciles que todos atravesamos, cada venta es un motivo de celebración, y así celebramos … ¡saltos, oraciones y mucha alegría! Porque es la construcción de un sueño. ¡Siempre estamos agradecidos, primero a Dios y a todos ustedes! ¡Estamos muy agradecidos con todos los que compran en @hulahulapokemcz! Y lo más importante, ¡no renuncies a tu sueño! ¡Ten fe en que este mal momento pasará!”. 

—Hula Hula Poke en Instagram—.

El video acumuló cientos de elogios, deseos de éxitos y palabras de agradecimiento para el dueño y los empleados del lugar. Tanto así, que las chicas protagonistas del primer video, decidieron hacer un segundo clip con el fin de agradecer tanto positivismo para ellas. 

“¡¡Solo agradecimiento a todos !! No esperábamos a tanta gente. Gracias por cada disfrute, compartir, difundir y bonitos mensajes … Perdónanos por no poder contestarlos a todos. ¡ENORME GRATITUD PARA TODOS! ¡¡¡GRACIAS!!!  No renuncies a tus sueños … sigue intentándolo, en el tiempo de Dios … ¡llega el momento adecuado! ¡Gratitud!”. 

Sin duda sabemos que no son tiempos fáciles, y menos para personas que trabajan en restaurantes o puestos de comida, debido al cierre de muchos de ellos por las restricciones del coronavirus, pero sabemos que historias como estas le pueden dar el empujón que alguien necesita para no renunciar. 

¡Siempre hay nuevas oportunidades!