Por Luis Aranguren
27 septiembre, 2021

En el bolso había 240 veces su salario mensual, sin embargo, prefiere el trabajo honrado que el dinero fácil.

Hay momentos en la vida en lo que debemos escoger sobre ganar algo fácil o ganarlo bien, la decisión que tomemos nos podrá definir como personas. Cuando se trata de dinero en ocasiones es más difícil, pero es ahí donde nuestros valores éticos y morales tienen que salir a la luz, mostrando que tenemos valor y no precio.

Por fortuna, Antônio dos Santos tomó una buena decisión cuando le tocó a él y de ahí sale una buena historia, algo conmovedor de lo que muchos podrían aprender.

Osegredo

Él es un camarero muy activo de 35 años, que durante 10 años se ha dedicado al oficio de servir, teniendo siempre en cuenta que el cliente es la prioridad. Alguien que a lo largo de su vida se ha ganado el dinero de forma honrada, con trabajo duro y el sudor de su frente.

Un día, mientras trabajaba se encontró una mochila que contenía 240 mil reales, equivalentes a 45 mil dólares aproximadamente según Osegredo.

Una parte estaba en efectivo y otra en cheques, listos y firmados para cobrar, según sus cálculos era el equivalente a 240 veces su sueldo. Pero para él eso no fue tentación, y es que al encontrarlo comenzó a buscar a su dueño, por suerte había un carnet de conducir y el proceso fue más fácil.

Osegredo

Muchos pensarían que fue tonto devolver el dinero pero Antônio dos Santos opina que: “Siempre tenemos que brindar lo mejor para los demás (…) Lo primero que aprendí en el mundo es que hay que ser honesto”.

Aunque él nunca había tenido una situación similar, fue en ese momento que supo lo gratificante que es hacer el bien por quien más lo necesita. Por fortuna, lograron contactarse con el cliente quien es dueño de unas bebidas en Aracaju, Brasil, quien se alegró al saber que le devolvieron la gran cantidad de dinero.

Sin duda, los 45 000 dólares representan en Brasil una gran inversión y poder tenerlos de vuelta es algo muy positivo para él. Fue por esto que como forma de agradecimiento, decidió darle una buena propina de la que Antônio dos Santos no quiso revelar la cantidad.

Osegredo

Esto habla de que fue una buena paga, pero esto no es lo importante, sino la amabilidad de este mesero para devolver lo que no le pertenece.