Por Antonio Rosselot
20 septiembre, 2021

El video fue grabado en India, en el cual la novia se come el pastel con la mano y al ritmo de una movida canción local.¡ Esa es la felicidad y libertad que deberían vivir todas las novias en su día especial!

¿Las formalidades? Aburridas, obviamente. Y para qué detallar las formalidades de la novia en la fiesta de su boda: tradicionalmente siempre tienen que verse mejor que el resto, mantener la compostura, pasearse por todas las mesas y prácticamente ser anfitriona de un evento donde ella debería ser el centro de atención.

Pero afortunadamente estamos en tiempos de cambio, y tiene toda la lógica que las novias puedan hacer lo que se les dé la gana en su día especial: total, ellas pagaron todo y organizaron el evento, así que como se diría en Chile, tienen el todo el derecho a su “chipe libre”.

IG: @sarbanisethi_makeupartist

Dicho esto, nos iremos a India para ver un video que se viralizó rápidamente en el territorio y que muestra a una novia vestida de manera tradicional disfrutando sin culpa alguna de uno de los postres de su boda.

El video, compartido por la maquilladora y estilista de la novia, se hizo viral en los reels de Instagram y actualmente tiene más de 260 mil reproducciones y cerca de 30 mil “Me gusta”.

IG: @sarbanisethi_makeupartist

En el video se ve a la novia algo apartada de la fiesta y bailando al ritmo de la música local, mientras lleva un delicado y detallado atuendo con accesorios y joyas. En un minuto, en medio de su gozo, aparece un mesero con una bandeja llena de postres; a ella se le ilumina más la cara, procede a tomar un pastel de chocolate con su mano, sin plato ni nada, y le da una buena mascada mientras entrega los mejores pasos de baile.

El comentario del video reza: “Esta novia es un estado anímico”, y claro, es cosa de verla para contagiarse de su felicidad, saciada por una gran fiesta de bodas y un calórico pastel de chocolate. Como era de esperarse, muchos de los cibernautas se identificaron con la mujer y dijeron que irían directo al pastel de chocolate, sin dudas.

Es su día, ella es el centro de atención y tiene el derecho de hacer lo que se le plazca. Ojalá no se haya comido sólo el pastel de chocolate, ¡sino que todos los demás también y sin vergüenza alguna!