Por Luis Aranguren
27 septiembre, 2021

Aunque el perro comía emocionado su carne al pastor, los internautas denuncian la poca salubridad del lugar.

En algún momento de nuestras vidas, hemos visto a un perro callejero haciendo alguna travesura para conseguir comida. Sabemos que para ellos esto no es nada fácil, pues no tienen un hogar y cuando ven alguna oportunidad, simplemente no pueden dejarla pasar.

Por instintos, hacen lo posible por alimentarse y si bien pueden causar problemas, es nuestro trabajo como humanos, arreglar la situación.

Twitter / criatura82

La cuestión es cuando esto mezcla un puesto de comida y los trabajadores no hacen lo mejor cuando se trata de sus clientes. Así quedó en evidencia en un video en el que un perro apareció comiéndose la carne de pastor de un tronco, en una taquería.

Lo que molestó a las personas no fue el hecho del perro comiendo, sino el comportamiento por el que optaron en el lugar de comida.

Según el usuario de Twitter, @criatura82, el hecho ocurrió al Xoxocotlán, Oaxaca, donde se vio al perro inspirado y luego a una mujer espantándolo. Lamentablemente, después del incidente, no se retiró la parte mordida o se limpió el lugar, sino que todo siguió como si nada.

Eso representa un serio problema sanitario, pues los perros callejeros están expuestos a muchos agentes radicales por la alimentación y vida que llevan.

Twitter / criatura82

Cabe resaltar que este hecho sería motivo suficiente para botar la carne o en el mejor de los casos, dársela al animal, pues ya estaría toda contaminada. Pero acá parece que piensan que es suficiente dejarla en el calor, según ellos, eso sería suficiente para matar las bacterias.

La cuestión es que muchos ponen en tela de juicio que arriesgan su salud, y es que muchas personas confían en estas personas quienes no parecen devolver eso del mismo modo.

Por fortuna, el perro solo fue espantado y no hubo agresión de ningún tipo, lo que ahora ocurre, es que en internet se han unido para buscar el lugar y advertir a los clientes. Sin duda, no fue la mejor acción por parte de los trabajadores del lugar, teniendo en cuenta el riesgo que representa.

Ha quedado claro que nadie reclama al perro por haberse subido y comprenden que en situación de calle, el desespero lo hace comer como puede, haciendo de ese lugar una gran oportunidad. Solo esperan que en el negocio tomen las precauciones para que eso no ocurra y además, sean más diligentes en esas situaciones.

Es probable que al día de hoy, ya alguien haya comido esos alimentos, por eso no queda más que desear que se encuentre bien de salud.