Por Luis Aranguren
24 junio, 2021

En medio de lo que parecía una celebración, el can acechó y apenas pudo, se llevó la pizza.

Si alguna magia tienen las mascotas, es la capacidad de darnos momentos increíbles y divertidos, situaciones inesperadas que probablemente nos hagan reír. Y aunque en muchas ocasiones parezca algo malo, no los podemos culpar, su ternura nos obliga a perdonarlos.

En esta ocasión te venimos a contar sobre un pillo que fue atrapado con las manos en la masa, y es que no se pudo resistir al olor de una pizza que no estaba siendo comida por su comprador.

Twitter / LoneFeathers

Pero no piensen que todo fue robarse la pizza y ya, pues este can vigiló los movimientos del señor que al parecer comía pero que en ese momento estaba concentrado observando algo. Fue entonces cuando con sigilo, comenzó a acercarse lentamente sin percatarse que alguien lo grababa.

La verdad es que no le importaba, porque no lo alejaba de su objetivo que era comerse aquel pedazo de pizza sin ser atrapado.

Twitter / LoneFeathers

Al parecer, algo muy bueno ocurría delante y es que aunque volteó por un segundo, en ningún momento aquel señor de lentes se percartó que alguien le robaba la comida. Simplemente observaba hacia adelante y cuando parecía darse cuenta, era demasiado tarde.

Twitter / LoneFeathers

El video fue compartido en Twitter y a todos les dio risa lo que ocurría, no creen que en verdad aquel hombre no lograra observar.

Tal vez se trató de las cervezas que tenía en el suelo, se veía que ya dos vasos estaban vacíos, algo que el bandido de cuatro patas aprovechó. Lamentablemente en el video no muestran cuando al fin, aquel hombre que disfrutaba de la vista se da cuenta.

Es probable que después de sorprenderse, todo quedará en risas y bueno, estamos seguros que para las próximas pizzas tendrá mucho más cuidado. Vigilará más la comida y deberá no colocarla en el piso, a menos que se la esté comiendo en ese justo instante o quizás otro perro hambriento usará las mismas técnicas.

Twitter / LoneFeathers

En esta ocasión, todo pasó por estar observando para otro lado y bueno, tal vez por estar pendiente de disfrutar el aire libre más que la misma comida. Al menos un perrito hambriento se pudo alimentar gracias a este descuido.