Por Florencia Lara
14 junio, 2022

A pesar de que la iniciativa nació como una forma entretenida de cenar para que los más pequeños comieran sin quejas, ahora se ha vuelto popular.

Durante gran parte de la historia de la humanidad, se ha tenido la noción que se debe comer la cena sobre un plato, acompañado por cuchillo y tenedor para poder tomarla. Pero, últimamente se ha vuelto popular el desafío “cena desordenada”, el cual consiste en comer sin utensilios.

TikTok: @the3holmboys

Varios han sido los escritores que han dedicado su vida a redactar manuales de buen comportamiento y educación en la mesa, que va desde el uso correcto de cuchillos y tenedores, hasta la postura de los brazos a la hora de cenar.

Aquellos mismos autores estarían horrorizados al ver cómo las personas comen hamburguesas con sus manos, o incluso con el nuevo desafío “cena desordenada”.

La tendencia de TikTok, “cena desordenada” consiste en servir la comida sobre la mesa, sin la necesidad de usar platos o incluso cubiertos. La idea de esto, es incentivar a los mas pequeños a terminar toda su cena, sin quejas ni reclamos.

TikTok: @the3holmboys

Esta divertida técnica para comer tiene ciertos trucos. Una madre usuaria de la red social, mostró que ella antes de servir pasta con salsa de tomate y carne sobre el mesón, envolvió toda la superficie del mueble con plástico de cocina, cosa que así la madera de la mesa no se viera dañada.

Otra táctica que utilizan las madres en las “cenas desordenadas” para lograr que sus pequeños coman, es olvidar las porciones. Solo ponen toda la comida al centro de la mesa, y que cada uno saque con sus manos, o con la ayuda de un tenedor, la cantidad de pasta que quieran comer, sin obligar a nada.

TikTok: @the3holmboys

Al parecer, los niños consideran que esta manera de cenar es original y divertida, por lo que algunas progenitoras de TikTok, han declarado que les ha resultado a la perfección. Además, evitan lavar platos después de terminar la comida, ahorrando tiempo y agua.

La usuaria @the3holmboys, también se animó a probar la “cena desordenada”, pero aunque resultó ser un éxito en su hogar para que sus hijos comieran, decidió que no lo volverá a hacer por el desastre que se provoca en la cocina.

De todas maneras, muchos padres están dispuestos a unirse al desafió como manera de innovar y entretenerse un rato en familia.