Por Antonio Rosselot
25 junio, 2020

Si bien el hombre demostró saber utilizar todos los recursos que tiene de manera creativa, muchos usuarios le recriminaron estar cocinando sin mascarilla ni guantes protectores.

Si hay algo que nos ha quedado claro en los últimos meses, es que la pandemia de coronavirus no discrimina a nadie. Sin embargo, quienes tienen menos recursos se han tenido que esforzar el triple para poder sobrevivir.

Dicho esto, un video que circuló en las redes sociales generó gran revuelo y gracia en los cibernautas. En el registro se ve a un hombre muy concentrado cocinando tallarines en un sitio de construcción, pero lo que llama la atención es que el hombre hirvió la pasta… en un balde de cemento. Quizá no es necesario confirmarlo pero sí, el balde estaba vacío de cemento a la hora de usarlo como cacerola.

FB: Peruvian TikToks Con Olor a Quinoa

El hombre trabaja con el sentido del humor a flor de piel, y poco le importa que su pasta esté cocinada en un recipiente tan insalubre. En un minuto comienza a servir la pasta en cuatro porciones, mientras sus compañeros de obra comentaban entre risas. «Estamos peor que preso», decía uno, a lo que el cocinero respondió «Ya paco, vienen a recoger su balde». El humor está en todas partes.

Cuando terminó ya de servir, el hombre agarró una olla con salsa de tomate de un improvisado horno que hizo con ladrillos. Con la misma espumadera sirvió plato por plato, procurando que todos tuviesen la misma cantidad de salsa.

FB: Peruvian TikToks Con Olor a Quinoa

El tema que causó polémica fue que, además de la cacerola improvisada, el hombre estaba cocinando sin mascarilla ni guantes, lo que causó una serie de críticas por su «nula» higiene.

«Bien limpio ah, con cubre boca y todo el sistema de seguridad de la nación», comentó uno de los usuarios en el video —publicado por la página de Facebook «Peruvian TikToks Con Olor A Quinua»—, mientras que otro señaló que «Para esas personas el coronavirus no es nada».

FB: Peruvian TikToks Con Olor a Quinoa

Por otra parte, no faltaron los que celebraron la viveza y el humor del cocinero. «‘Ganadaza’ la mujer de este hombre, se ve que su mamá le enseñó bien, no como otros que se les quema hasta el agua», opinó una usuario. Otra comentó que «me parece chévere que estos señores cocinen con creatividad, ingenio y los recursos que tienen, se ve que no lo hacen nada mal».

Y en cuanto a nosotros, tenemos que ser neutrales. Por una parte sí, es verdad que cocinar sin las medidas sanitarias básicas es un acto bastante peligroso e inconsciente en estos tiempos, pero también hay que rescatar el sentido del humor del cocinero y sus recursos, que le permitieron cocinar una comida caliente con lo básico para sus compañeros de labor.

De todas maneras, dudo que alguno de nosotros pida ese plato en un restaurante, si tenemos la oportunidad…