Por Lucas Rodríguez
16 febrero, 2021

Maricel Apatan fue víctima de un horrible crimen que casi le cuesta la vida cuando era solo una niña. Pero se sobrepuso y ahora es una profesional exitosa, cuyos compañeros destacan como la más alegre y amable del equipo.

Hay un viejo dicho de la sabiduría popular que va algo así: “Los tiempos duros, crean a gente dura. La gente dura crea tiempos fáciles. Los tiempos fáciles creen a gente débil”.

Gionee Philippines

Puede que algo de esto estemos viendo, en esta sociedad moderna donde nos hemos acostumbrado a tener siempre comida sobre nuestros platos (algo que no ha sido la normal durante el 90% de la historia de nuestra especie), así como un vivienda con cuatro paredes, en la que refugiarnos de los elementos.

Cuando sintamos que estamos dando nuestras comodidades por sentadas, es bueno pensar en todo lo que debimos pasar para llegar a este momento.

Gionee Philippines

Las historias de personas que consiguen sobreponerse a terribles situaciones, nos hacen pensar que quienes hemos tenido una vida segura, carente de atrocidades, somos unos verdaderos afortunados.

Gionee Philippines

La historia de Maricel Apatan es una horrorosa historia, pero que culminó en una vida de éxito, forjada por una persona que aprendió a sobreponerse a las atrocidades más grandes del mundo. 

Gionee Philippines

Cuando tenía solo 11 años, Maricel fue víctima de un ataque criminal, que casi le cuesta la vida.

En una tarde como cualquier otra, ella se encontraba en compañía de su tío, cuando un grupo de delincuentes armados se le acercaron. Rápidamente los tomaron a fuerza, acabando con la vida del adulto de una puñalada en el cuello. 

Gionee Philippines

Hay que destacar que no eran cualquier persona, sino que sus vecinos.

Maricel también fue atacada por los delincuentes, sobreviviendo apenas. Creyéndola muerta, su vecinos se fueron del lugar. Ese momento fue aprovechado por Maricel para huir y pedir ayuda.

Gionee Philippines

Fue en ese escape que se dio cuenta que la adrenalina le había estado ocultando una terrible realidad: sus dos manos pendían de un hilo.

Maricel terminó por perder sus dos extremidades, pero por lo menos conservó su vida.

Gionee Philippines

Con una historia así, la mayoría de nosotros habríamos abandonado la voluntad para hacer lo que sea. No fue el caso de Maricel.

Sobreponiéndose a una adversidad tan grande como no tener manos, ella no solo consiguió graduarse de la escuela, sino que efectuar estudios superiores en el área de la hotelería y el manejo de cocinas. 

Gionee Philippines

Hoy en día, Maricel es parte del equipo de cocina que trabaja en hoteles de lujo, como el Marriot de Manila, la capital de Filipinas.

Todos sus compañeros contaron a Trendang News Portal, cómo Maricel no solo es tan efectiva y eficiente como cualquiera de ellos, sino que también es la más animosa y positiva del equipo. No es fácil decir que uno está cansado o con sueño, cuando tu compañera sin brazos está llevando el ritmo del equipo.