Por Antonio Rosselot
17 enero, 2020

Además, Kayla Kenney aparece usando un suéter con un arcoíris en la foto, lo que colmó la paciencia de la Whitefield Academy (Kentucky, EE.UU): para ellos, el “estilo de vida” y “moral” de la chica no concordaba con los valores del colegio.

La historia de la que les hablaremos hoy tiene ese clásico componente que hemos visto mucho en los últimos tiempos: las tradiciones y costumbres religiosas versus la modernidad y la apertura de perspectiva de las nuevas generaciones.

Una chica de 15 años, estudiante de Whitefield Academy, una escuela católica en Kentucky (EE.UU), fue expulsada del establecimiento después de que directivos de la escuela vieran fotos de la celebración de su cumpleaños, en la que estaba vestida con un suéter color arcoíris y posando junto a un pastel del mismo estilo.

FB: Kimberly Alford

La foto de la chica —llamada Kayla Kenneyfue compartida por su madre Kimberly Alford en Facebook, la que posteriormente fue vista por los administradores de la academia. Alford comentó que poco después recibió un correo de parte de ellos, en el que expulsaban inmediatamente a Kayla debido al contenido de la publicación.

El correo, firmado por el director Bruce Jacobson, señalaba que la imagen era una de varias “violaciones al estilo de vida” cometidos por Kayla: según ellos, la foto “demuestra una postura moral y de aceptación cultural contraria a los principios de Whitefield Academy”.

A su vez, publicaron un comunicado, del cual les dejamos una parte a continuación:

Wave 3 News

“Actualmente están circulando varias notas de prensa con información imprecisa, diciendo que la estudiante en cuestión fue expulsada de nuestra escuela únicamente por una publicación en redes sociales. De hecho, desafortunadamente ella ha violado el código de conducta de nuestros estudiantes varias veces en los últimos años. En otoño, nos reunimos con la estudiante para darle una última oportunidad de adaptarse a nuestro código de conducta. Desafortunadamente no cumplió con el acuerdo, por lo tanto fue expulsada”.

Comunicado oficial de Whitefield Academy

Pero, ¿por qué tanto problema con el arcoíris? La razón salta a la vista: es el símbolo principal de la comunidad LGBTQ+ a nivel mundial. El código de conducta de los estudiantes toca el tema de la orientación sexual y dice que si la conducta de un estudiante fuera de la escuela no se alinea con los valores de la misma, puede ser sancionado.

Kimberly, la madre de Kayla, señaló que no sabe por qué la escuela asumió que la torta arcoíris del cumpleaños de su hija estaba relacionado a temas de “representación”.

“Ella adora reírse y bailar, así es ella. No pretendíamos demostrar nada, e incluso cuando volví a la pastelería, en el recibo que me dieron no decía nada sobre ‘representación’, sólo decía ‘colores surtidos'”.

Kimberly Alford, madre de Kayla, a NBC News

A su vez, la madre señaló que su hija había estado en condicional por “asuntos disciplinarios”, como saltarse clases y usar un cigarrillo electrónico. Además comentó que algunos estudiantes y directivos no estaban cómodos con la presunta sexualidad de Kayla, a tal punto de que le pasaron un libro llamado Gay Girl, Good God —escrito por una mujer que dice que dios la frenó de convertirse en lesbiana—, además de tener visitas semanales al consejero del colegio.

Después de una serie de batallas legales, Alford logró que cambiaran el estatus de su hija de “expulsada” a “retiro voluntario”, y ahora la chica está en una escuela pública.

Si bien la situación de por sí es indignante y no tuvo el resultado esperado para Kayla ni Kimberly, lo cierto es que ahora la chica podrá comer todo el pastel de arcoíris que se le antoje.